Cuatro tendencias para observar en el Oriente Medio del año 2022 – Por Jonathan Spyer (Jerusalem Post)

Al comienzo de 2022, el panorama estratégico de Oriente Medio se encuentra en un estado de cambio. Las suposiciones estables y arraigadas sobre la región, su dinámica, sus principales actores y sus estructuras de poder, están siendo cuestionadas. Entonces, ¿cuáles son los principales puntos de fricción? Aquí hay cuatro líneas de tendencia emergentes que vale la pena observar.

En Israel, se convirtió en una costumbre en los últimos años identificar una serie de campos rivales que operan unos contra otros en el Medio Oriente. Se identificaron cuatro bloques o alianzas principales.

Estos fueron: 1. los iraníes y sus aliados y apoderados; 2. una reunión informal de países alineados con Estados Unidos, incluidos Israel, Egipto , Jordania, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y una serie de actores más pequeños; 3. una reunión de países y movimientos identificados con el Islam político conservador sunita, incluidos Turquía, Qatar, el Gobierno de Acuerdo Nacional en Libia y el enclave de Hamas en Gaza; y 4. las redes regionales del Islam político yihadista salafista, es decir, Al-Qaeda y el Estado Islámico.

Sin embargo, a principios de 2022, está claro que este panorama ya no se ajusta en su totalidad a la dinámica observable de la región. ¿Qué ha cambiado?

La percepción que Estados Unidos está reduciendo su presencia en la región está provocando grietas y fisuras en el campo pro-occidental. La imagen aquí no es sencilla. Los Acuerdos de Abraham firmados en agosto de 2020 entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin fueron un avance de profunda importancia para la diplomacia regional. A nivel económico, los acuerdos han sido un éxito.

El comercio entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos avanzó a un ritmo impresionante, situándose en $ 610 millones en el punto de medio año y empujando $ 1 mil millones para fin de año. Iniciativas emblemáticas e innovadoras, como el acuerdo de cooperación negociado por los Emiratos Árabes Unidos entre Israel y Jordania en noviembre de 2021, fueron posibles gracias a los acuerdos.

Pero a nivel estratégico, las cosas no son tan optimistas. La reducción regional de EE.UU. es aquí el tema clave.

Los emiratíes y otros países del Golfo señalaron en los últimos años el fracaso de Estados Unidos en respaldar a los gobiernos aliados en Egipto y Túnez al comienzo de la Primavera Árabe; la imposibilidad de hacer cumplir las líneas rojas y respaldar a los aliados en Siria desde 2012-19; la falta de respuesta al acoso iraní a los buques emiratíes y saudíes en el Golfo de Omán en 2019; la falta de respuesta al ataque con aviones no tripulados y misiles contra las instalaciones de procesamiento de petróleo sauditas en Abqaiq y Khurais el 14 de septiembre de 2019, y al derribo de un avión no tripulado estadounidense en junio de ese año. La apresurada retirada de Afganistán en el verano de 2021 confirmó el panorama. Estados Unidos desea evitar nuevos compromisos importantes en la región.

La respuesta de los países del Golfo ha sido abandonar las nociones de un bloque de poder para rivalizar con el avance de los iraníes, la principal fuerza anti-status quo en la región. En cambio, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita estaban realizando esfuerzos en 2021 para reparar las relaciones con Teherán y, por lo tanto, “protegerse” fluctuando entre Teherán y sus enemigos.

Israel, que también observa con preocupación el proceso de retirada de Estados Unidos, no tiene la opción de apaciguar a Irán. Teherán está comprometido con la destrucción del estado judío. A medida que comienza 2022, con las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán que no van a ninguna parte en Viena, el panorama emergente es uno en el que Israel está algo aislado mientras prepara una posible opción militar contra el programa nuclear de Irán y continúa su guerra en la sombra contra la influencia iraní en toda la región. ¿Continuará esta soledad durante el próximo año, o los países del Golfo, decepcionados por sus propuestas hacia Irán, se unirán a Israel para enfrentarse a Teherán?

El tema también tiene relevancia para Siria, donde continúa la campaña de Israel contra los avances iraníes, incluso cuando los principales países árabes buscan la rehabilitación del régimen de Assad.

Ésta es una de las principales cuestiones a las que se enfrenta ahora el Medio Oriente.

Los iraníes se enfrentan a sus propios dilemas. Los años 2020 y 2021 mostraron los límites del modelo del IRGC/Quds Force para generar influencia a través de su poder en el mundo árabe. Las franquicias de la milicia de Irán siguieron siendo dominantes en el Líbano, ascendentes en Irak y activas sobre el terreno en Siria y Yemen. Pero los resultados de la presencia de estas milicias para el desarrollo social y económico también se estaban haciendo evidentes. En el Líbano, la retirada del compromiso económico como resultado de la dominación de la vida pública por parte de Hezbollah está acercando al país al colapso. Irak, y el propio Irán, en Isfahan y en otros lugares, fueron testigos de importantes protestas contra la mala gestión económica y el empobrecimiento durante el último año. Irán no tiene un modelo económico que proponer, ni una respuesta clara al declive económico identificable y la disrupción que trae su modelo político. ¿Conducirá esto a más protestas e inestabilidad en las zonas de influencia iraníes en 2022? Vale la pena observarlo con atención.

Para los yihadistas salafistas, estos han sido un par de años magros. El “califato” en Siria e Irak ya es un recuerdo que se desvanece, destruido por el poder aéreo estadounidense y las fuerzas terrestres kurdas e iraquíes en 2019. ISIS sigue siendo una presencia disruptiva en las áreas sunitas remotas de ambos países, pero poco más. Mientras tanto, la antigua franquicia de al-Qaeda en Siria ha sido cooptada por los turcos y hoy depende de su presencia para su supervivencia. Pero la retirada de Occidente de Afganistán puede ofrecer un rayo de esperanza a los salafistas. El gobierno de los talibanes en Kabul abre la posibilidad de un nuevo centro de reclutamiento, organización y planificación tanto para al-Qaeda como, en particular, para el Estado Islámico. Este último mantiene una poderosa franquicia en Afganistán, conocida como Estado Islámico-Provincia de Khorasan, o ISIS-K. Esta estructura está actualmente involucrada en una campaña de bombardeos y ataques diarios contra las autoridades talibanes. Ahora tiene presencia en todas las provincias de Afganistán.

Al testificar ante el Congreso de los EE.UU. a fines de octubre de 2021, Colin Kahl, subsecretario de defensa para políticas, predijo que ISIS-K podría desarrollar la capacidad para llevar a cabo ataques contra objetivos extranjeros en “seis o 12 meses”.

En los países importantes del mundo árabe permanecen grandes poblaciones sunitas descontentas. El Islam político se ha visto empañado durante la última década por sus desastrosas experiencias en el gobierno de Egipto y como un cuasi Estado en partes de Irak y Siria. Al mismo tiempo, no ha surgido ninguna ideología rival que la reemplace a nivel popular.

El resurgimiento de Afganistán como posible incubadora de una fuerza terrorista transnacional revivida es un avance significativo.

Por último, y quizás lo más fatídico, la cuestión de China y su camino preferido en el Medio Oriente se cierne sobre la región. La geopolítica aborrece el vacío. A medida que EE.UU. aligera su huella regional, China se perfila como una fuente de poder e influencia cada vez más importante en el Medio Oriente. La región es un centro vital en la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Xi Jinping, destinada a crear una serie de rutas comerciales interconectadas y dominadas por China en todo el mundo.

La pregunta es: ¿qué forma adoptará el compromiso regional chino? ¿Continuará Beijing comerciando con todas las partes, seguro de que su tamaño y poder excluyen la necesidad de elegir aliados entre los elementos en competencia? ¿O la emergente Guerra Fría entre Estados Unidos y China también se abrirá paso inevitablemente en el Medio Oriente?

Aún no hay una respuesta definitiva. Irán, Arabia Saudita, Israel y los Emiratos Árabes Unidos disfrutan de florecientes relaciones comerciales con Beijing. En septiembre de 2021 se inauguró una nueva terminal en el puerto de Haifa, operada por el grupo estatal de puertos internacionales de Shanghai.

Pero también hay señales de advertencia en el horizonte: en 2021, Irán obtuvo la aprobación para su membresía total en la Organización de Cooperación de Shanghai. El 27 de marzo de 2021, China e Irán firmaron un acuerdo estratégico de 25 años, destinado a generar 400.000 millones de dólares de inversión china en la economía iraní. En Israel, el área emergente de profunda preocupación es una mayor cooperación militar entre Irán y China.

En un artículo reciente publicado en el grupo de expertos INSS en Tel Aviv, Brig.-Gen. (retirado) Assaf Orion señaló: “El acuerdo estratégico entre China e Irán, en la medida en que el borrador refleja la versión final, describe una zona de acuerdo sobre cooperación en inteligencia, guerra cibernética, sistemas de navegación de precisión, investigación y desarrollo de armas y formación e instrucción”. Orión describió esta perspectiva como “alarmante” para Israel. Esta tendencia también debe observarse con atención en 2022.

Los pilares estratégicos globales están actualmente en movimiento. ¿Traerá el próximo período un equilibrio renovado o más crisis? Se avecina un año interesante para Oriente Medio.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.