Cuando los gritos y susurros de los políticos árabes se contradicen – Confíe en las declaraciones públicas y no en los murmullos seductores – Por Daniel Pipes (Middle East Quarterly)

En 1933, un exasperado embajador británico en Irak increpó al rey de dicho país, Faissal. “¿Si tuviera que informar a mi gobierno?”, preguntó retóricamente, “que los hombres públicos de Irak, hombres que habían ocupado los más altos cargos en el Estado, pronunciaron discursos en ocasiones solemnes en los que expresaron opiniones que sabían que eran falsas y sin sentido? ¿Debería decir que el parlamento iraquí era solo una farsa, un lugar donde el tiempo y el dinero fueron desperdiciados por un puñado de hombres que, mientras se hacían pasar por estadistas, no pensaban lo que decían ni decían lo que creían? [1]

Con el mismo espíritu, un embajador de Estados Unidos en Irak en la década de 1950 escribió sobre Nuri al-Sa’id, quien se desempeñó como primer ministro en catorce ocasiones: “Las declaraciones públicas de Nuri sobre Israel diferían marcadamente de lo que tenía para decir en privado. Sus declaraciones públicas, como la de todos los nacionalistas panárabes, eran amargas e intransigentes. En privado, hablaban sobre Israel con calma, razonablemente y con moderación”. [2]

En 1993, con respecto a la invasión de Kuwait por Saddam Hussein, el autor Kanan Makiya señaló que “muchas de las mejores mentes e intelectos del mundo árabe aceptaron el proyecto del dictador iraquí durante la crisis del Golfo, aunque esas mismas personas no soñarían con la idea de vivir bajo su gobierno. En privado desprecian a Saddam Hussein y todo lo que representa; en público lo apoyan”.

Estos ejemplos relacionados con Irak resaltan una característica de la vida pública árabe: los políticos rugen mensajes emocionales en discursos a sus masas y sotto voce hablan con tacto en comentarios extraoficiales a interlocutores occidentales.

Eso plantea dos preguntas: ¿Debe un forastero prestar atención a los gritos o a los susurros? ¿Cuál es la mejor guía para la política? (Esto difiere de preguntar sobre creencias personales verdaderas, porque la forma en que actúa un político importa más que cómo piensa en las trastiendas). Una revisión histórica encuentra que la respuesta es bastante fácil, y quizás hasta sea sorprendente.

Declaraciones sobre Israel

El conflicto árabe-israelí provoca las incoherencias más conocidas entre las declaraciones públicas y privadas, con políticos que gritan un feroz antisionismo en público y susurran mensajes más moderados en privado. Gamal Abdel Nasser, el hombre fuerte de Egipto de 1954 a 1970, ejemplificó este contraste. Públicamente, Nasser promovió implacablemente una agenda antisionista, convirtiendo a Israel en el tema central de la política panárabe y aprovechando su oposición para convertirse en el líder árabe más poderoso de su era. Pero, según Miles Copeland, un agente de la CIA que se puso en contacto con Nasser, en realidad consideró que el tema de Palestina “no era importante”. [3]

El mismo patrón se aplicó a temas específicos. Dirigiéndose al mundo, Nasser rechazó la existencia misma del estado judío, así como cualquier compromiso con ella, mientras que en privado habló con diplomáticos occidentales sobre la disposición a negociar con Israel. Públicamente, lideró la lucha en la Liga Árabe contra un plan estadounidense para que una Autoridad del Valle del Jordán asignara las aguas del río Jordán; en privado, aceptó este plan. [4] Después de la guerra de 1967, rechazó públicamente las negociaciones con Israel e insistió en que “lo que fue tomado por la fuerza será recuperado por la fuerza”, incluso mientras señalaba en secreto, a la administración de EE.UU., su voluntad de firmar un acuerdo de no beligerancia con Israel “con todas sus consecuencias”. [5]

Las declaraciones públicas, en todos estos casos, definieron las políticas reales. Nasser incluso admitió tácitamente que los gritos ofrecen una guía más precisa que los susurros, y le dijo a John F. Kennedy que “algunos políticos árabes estaban haciendo declaraciones duras sobre Palestina públicamente y luego se pusieron en contacto con el gobierno estadounidense para aliviar su dureza diciendo que sus declaraciones estaban destinadas a los ciudadanos locales o para el consumo árabe”. [6] Eso describía precisamente su propio comportamiento.

El hombre fuerte de Siria, Hafez al-Assad, actuó de manera similar. Richard Nixon escribió sobre él: “Estaba convencido de que Asad continuaría jugando las líneas más duras en público, pero en privado seguiría el proverbio árabe que me dijo durante una de nuestras reuniones: ‘Cuando un ciego puede ver con un ojo es mejor que no poder ver nada'”. [7] El proverbio aparentemente implica que Assad está protegiendo a la población siria de la línea más suave que transmitió a Nixon porque, debido a su adoctrinamiento, no podían manejar la verdad. Assad rechazó públicamente cualquier restricción de sus opciones militares vis-à-vis contra Israel, pero Harold H. Saunders, un destacado diplomático estadounidense, informó: “La posición adoptada por los sirios en privado es que la desmilitarización de la frontera [sirio-israelí] se puede negociar”.

Un embajador de EE.UU. en Arabia Saudita en la década de 1970 relató que el rey Faisal continuaría con su política contra la conspiración sionista. Después de algunas declaraciones sobre, el rey despidió a su tomador de notas y se puso a expresar lo que realmente pensaba, convirtiéndose en claramente más razonable. Jimmy Carter lo expresó así: “Nunca he conocido a un líder árabe que en privado profesara el deseo de un estado palestino independiente”.

Henry Kissinger observó en 1973: “Todos los líderes con los que he hablado hasta ahora han dejado en claro que es mucho más fácil para ellos aliviar las presiones contra ellos [hablando contra Israel] en la arena política árabe pública”. [8] Jimmy Carter levantó las cejas cuando reveló en 1979, en un momento en que los políticos árabes presionaban especialmente por un estado palestino independiente, “Nunca he conocido a un líder árabe que en privado profesara el deseo de un estado palestino independiente”. [9] Tres años después, Carter explicó en sus memorias que: “casi todos los árabes podían ver que una nación [palestina] independiente en el corazón del Medio Oriente podría ser un serio punto de fricción y un foco de influencia radicalizadora… Sin embargo, debido a la poderosa influencia política de la OLP [Organización para la Liberación de Palestina] en los consejos internacionales y la amenaza de ataques terroristas de algunas de sus fuerzas, pocos árabes tuvieron la temeridad de apartarse de su posición original en una declaración pública”. [10]

Varias personas, relata el analista Barry Rubin, le dijeron lo amable que era el líder palestino Faisal Husseini “con ellos en privado, y cómo estaban convencidos de su verdadero deseo de paz. En público, sin embargo, Husseini se adhirió a una línea mucho más dura, respaldando ataques terroristas específicos y, en un discurso en Beirut justo antes de su muerte, estableciendo la destrucción de Israel como el objetivo de los palestinos”. [11]

Un cable confidencial del gobierno de EE.UU. con fecha del 2 de octubre de 2009 sobre Túnez (publicado por WikiLeaks) apunta a otra discrepancia público-privada en la que nuevamente el mensaje público resulta más instructivo: “Túnez ha desconfiado claramente de la opinión pública, que se ha visto inflamada por las imágenes de violencia de los conflictos árabe-israelíes, en particular los combates en el Líbano en el verano de 2006 y en Gaza a principios de 2009. Los líderes tunecinos se quejan ocasionalmente de que Al-Jazeera, en sus coberturas de estos conflictos, ha irritado a la opinión pública tunecina, limitando la gama percibida de opciones políticas del Gobierno de Túnez (GOT). Irónicamente, los medios tunecinos, estrictamente controlados por el estado, avivan activamente las llamas de la ira pública con respecto al conflicto. La prensa sensacionalista tunecina en particular, aunque servilmente servil en su cobertura del presidente Ben Ali, tiene las manos libres para publicar como un hecho escandalosas teorías de conspiración que involucran a Israel y los judíos, y una cobertura generalmente desequilibrada de los eventos en el teatro Israel-Palestina”.

El Cairo bramó, en voz alta, con teorías de conspiración antiisraelíes y antiestadounidenses cuando el ministro de cultura de Egipto, Farouk Hosny, no logró ser elegido jefe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), también en octubre de 2009. Por supuesto, la información confidencial de EE.UU. en un cable del gobierno (publicado por WikiLeaks) sobre este tema señaló una reacción privada mucho más matizada (calificando el incidente como “irritante”).

El periodista Matti Friedman descubrió que Hamás realizó engañosas confidencias en privado: “Ciertos portavoces de Hamás han confiado a los periodistas occidentales, incluidos algunos que conozco personalmente, que el grupo es, de hecho, un equipo secretamente pragmático… con una retórica belicosa mientras que esto periodistas se sienten ansiosos por creer en esta confesión y, a veces, son reacios a dar crédito a los lugareños en su inteligencia para engañarlos y lo han tomado como una primicia en lugar de como un timo”.

Los israelíes han notado discrepancias similares. Antes de 1948, escribe Laura Zittrain Eisenberg , los operativos de la Agencia Judía “encontraron que mientras muchos de sus contactos apoyaban en privado la partición [de Palestina], pocos estaban dispuestos a hacerlo públicamente”. [12] Según Moshe Dayan, Anwar al-Sadat “declaró con frecuencia” en privado su oposición a un estado palestino, muy contrario a su posición pública. [13] Incluso los palestinos señalan la inconsistencia. George Habash, el líder palestino, observó en 1991 que mientras los gobiernos de Argelia y Yemen realmente quieren un Estado palestino, “Jordania no. Siria no está decidida”. Concluyó: “Se podría decir que tal vez los estados árabes efectivamente no quieren uno”. [14]

Si las opiniones expresadas en tête-à-têtes con funcionarios occidentales fueran operativas, el conflicto árabe-israelí se habría resuelto hace mucho tiempo.

Independientemente de las conversaciones privadas de Nuri al-Sa’id, su conducta hacia Israel siguió siendo constantemente hostil. Nasser hizo la guerra tres veces con Israel. Independientemente de los sentimientos personales mientras que los líderes árabes rinden su homenaje a la cuestión palestina.

Seducido por susurros, y los que no

Apreciar la información confidencial más que la abierta tiene sentido intuitivo. Como dice el escritor español Miguel De Unamuno, “Algunas personas creerán cualquier cosa si se las susurras”. Además, los expertos naturalmente otorgan valor a las conversaciones personales exclusivas y confidenciales con los líderes. Con este espíritu, los occidentales a menudo privilegian las palabras privadas sobre las públicas.

A fines de 2007, Mahmoud Abbas se negó públicamente a reconocer a Israel como un estado judío, un tema importante en ese momento, y solo dijo: “Desde una perspectiva histórica, hay dos estados: Israel y Palestina. En Israel, hay judíos y otros que viven allí. Esto estamos dispuestos a reconocer, a nada más”. A pesar de esta clara falta de voluntad para aceptar la naturaleza judía de Israel, el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, insistió en tergiversar las palabras privadas de Abbas para reemplazar las públicas. “Mi impresión es que quiere la paz con Israel y acepta a Israel como Israel se define a sí mismo. Si le pide que diga que ve a Israel como un estado judío, no lo dirá. Pero si me preguntas si en su alma acepta a Israel, como Israel se define a sí mismo, creo que sí”. Eso no es insignificante. Tal vez no sea suficiente, pero no es insignificante.

En 2010, WikiLeaks publicó cables diplomáticos que informaban que varios líderes árabes instaron al gobierno de Estados Unidos a atacar las instalaciones nucleares iraníes. De manera más llamativa, el rey Abdullah de Arabia Saudita quería que Washington “cortara la cabeza de la serpiente”. Los analistas estadounidenses generalmente estuvieron de acuerdo en que estas declaraciones privadas desenmascararon las políticas reales de los políticos sauditas y otros, a pesar de la ausencia de comentarios públicos comparables.

Eric R. Mandel “informa periódicamente a los miembros del Senado y la Cámara de Representantes de los EE. UU. y a sus asesores de política exterior”, lo que lo convierte en un informante. En un artículo de 2019 titulado “Los israelíes y los árabes dicen una cosa en público y otra a puerta cerrada. Los políticos y los expertos deben entender la diferencia”, argumenta que las conversaciones privadas son más útiles que los discursos públicos. ¿Su evidencia? Descubriendo que, “a pesar de algunas declaraciones públicas sobre la causa palestina, el mundo árabe sunita sabe que el conflicto palestino-israelí es, como mucho, un ‘asunto secundario'”.

Los políticos árabes pueden estar diciéndoles a los estadounidenses lo que quieren oír.

Pero otros analistas advierten contra la seducción por susurros, concluyendo, como este escritor, que los pronunciamientos públicos cuentan más que los privados. El periodista Lee Smith señala, con referencia a la cita de “cortar la cabeza de la serpiente”, que los políticos árabes pueden estar diciéndoles a los estadounidenses lo que quieren escuchar: “Sabemos lo que los árabes les dicen a los diplomáticos y periodistas sobre Irán”, escribe, “pero no sé lo que realmente piensan de su vecino persa”. Sus llamamientos podrían ser parte de un proceso de diplomacia, que implica reflejar los miedos y deseos de los aliados de uno como propios. Por lo tanto, cuando los sauditas afirman que los iraníes son sus enemigos mortales, los estadounidenses tienden a aceptar acríticamente esta comunidad de intereses; Smith sostiene, sin embargo, que “las palabras que los saudíes pronuncian a los diplomáticos estadounidenses no pretenden proporcionarnos una ventana transparente al pensamiento real, sino manipularnos para que sirvamos a los intereses de la Casa de Saud”. O, como señala Dalia Dassa Kaye de Rand Corporation, “lo que los líderes árabes dicen a los funcionarios estadounidenses y lo que podrían hacer no siempre puede se consecuente”. Yehoshafat Harkabi observó en su estudio clásico de 1972, Actitudes árabes hacia Israel: “Si en los Estados Unidos una declaración privada es un indicio de intenciones reales, lo contrario parece ser cierto, muy a menudo, en los países árabes, donde las proclamas públicas son más significativas que las suaves palabras susurradas a los periodistas extranjeros. Si bien las masas no pueden imponer su voluntad a sus líderes por procesos democráticos, la importancia de las declaraciones públicas radica en que crean compromisos y despiertan expectativas de que la dirección practique lo que predica”. [15]

Cavar más profundo

Antes de analizar la psicología que subyace a este fenómeno, es necesario señalar algunas excepciones. Primero, cuando los políticos árabes hablan en privado a los no occidentales sino a sus propias audiencias, tienden a decir la verdad. Tres días después de que Nasser aceptara la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU en 1967, con su provisión de “una paz justa y duradera en la que cada Estado en el área pueda vivir en seguridad”, instruyó a los altos mandos del ejército a no “prestar atención a nada que puede decir en público sobre una solución pacífica”. [16] Asimismo, Arafat firmó públicamente los Acuerdos de Oslo de 1993 reconociendo a Israel, pero expresó sus verdaderas intenciones en semiprivado cuando invitó a los musulmanes en una mezquita sudafricana “a venir y luchar y comenzar la yihad para liberar Jerusalén”, un llamado indirecto para ayudar a terminar con la existencia de Israel.

En segundo lugar, lo que se dice en árabe cuenta más que en inglés. Un estudio de los discursos de Arafat en los dos años posteriores a Oslo encontró que sostuvo “solo una rama de olivo para Occidente y un Kalashnikov para sus compatriotas árabes”, con el Kalashnikov como símbolo operativo.

Tercero, los políticos no siempre hablan de manera diferente en público y en privado. En ocasiones, Nasser les dijo en privado a los funcionarios estadounidenses lo mismo que les dijo públicamente a los egipcios, que el gobierno de los Estados Unidos “estaba tratando de mantener débil a Egipto y que esto era el resultado de la influencia judía” en los Estados Unidos. [17]

En cuanto a la causa de esta discrepancia entre gritos y susurros, Abdelraouf Al-Rawabdeh, primer ministro de Jordania en 1999-2000, lo explicó de manera incisiva en una declaración de 2013 que contiene una cita completa: “El predicador hablando desde el púlpito, el filósofo, el político, el profesor universitario, el maestro de escuela, todos están en sintonía con la conciencia de la nación… y son fieles a lo que creen, pero no son responsables. para su implementación. Un predicador sube al púlpito y declara: “Debemos confrontar a Estados Unidos, la punta de lanza de la herejía”. ¿Qué quiere que hagamos al respecto? Él no dice. Aparece el político, cuyo trabajo es comprender el equilibrio de poder local, regional e internacional, y habla solo de lo que puede lograr”.

“Una vez, cuando me estaba postulando para un cargo, alguien trató de hacerme pasar un mal rato. Se me acercó y me preguntó: “¿Qué piensas de América?” Le pregunté: “¿Me estás preguntando como político o como candidato?”. Dijo que me estaba preguntando como candidato, así que dije: “Estados Unidos es un estado enemigo, que proporciona armas a Israel, mata a nuestro pueblo palestino, controla nuestros países árabes, expropia nuestro petróleo y destruye nuestra economía”. Así que se alegró, pero luego dijo: “¿Y cómo político?”. Dije: “Estados Unidos es nuestro amigo. Nos apoya y nos brinda ayuda”. Él dijo: “¿No ves eso como una contradicción moral?” “No yo dije. “Yo digo que Estados Unidos es un enemigo para apaciguarte, y digo que es un amigo para conseguirte comida. Tú me dices cuál prefieres”. [risas]

Los políticos mienten tanto en público como en privado pero los primeros predicen mejor las acciones que los segundos.

La franqueza de Rawabdeh explica de manera concisa el contraste entre la campaña política y la necesidad diplomática, donde la primera da forma a la política y la segunda desvía la atención de ella. En otras palabras, los políticos mienten tanto en público como en privado, por lo que ninguno proporciona una guía infalible, pero los primeros predicen acciones mejor que los segundos. La información privilegiada tiende a engañar y los susurros tienden a distraer.

¿Qué consejo surge de este resumen? Para comprender la política, confíe en declaraciones públicas, no en murmuraciones silenciosas. Para comprender la política de Oriente Medio, es mejor leer periódicos y comunicados de prensa o escuchar radio y televisión que leer cables diplomáticos confidenciales o hablar en privado con políticos. La retórica, no lo que va tranquilamente de boca en oído, es operativa. Lo que las masas escuchan importa. Aprenden políticas, mientras que los occidentales de alto rango encuentran seducción.

Esta regla general, dicho sea de paso, explica por qué los observadores distantes a veces ven lo que los diplomáticos y periodistas en el lugar… no ven.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Medio Oriente. ©2023. Reservados todos los derechos.

—————————————————

[1] Foreign Office 371/16903, E 1724/105/93, 22 de marzo de 1933. Citado en Mohammad A. Tarbush, The Role of the Military in Politics: A Case Study of Iraq to 1941 (Londres: Kegan Paul International, 1982). ), págs. 53-54.

[2] Waldemar J. Gallman, Irak bajo el mando del general Nuri: Mis recuerdos de Nuri al-Said, 1954-1958 (Baltimore: Johns Hopkins Press, 1964), p. 167.

[3] Miles Copeland, The Game of Nations: The Amorality of Power Politics (Nueva York: Simon and Schuster, 1969), págs. 69-70, 113.

[4] Michael B. Oren, The Origins of the Second Arab-Israeli War: Egypt, Israel and the Great Powers, 1952-56 (Londres: Frank Cass, 1992), cap. 5.

[5] Michael B. Oren, Six Days of War: June 1967 and the Making of the Modern Middle East (Nueva York: Oxford University Press, 2002), p.316.

[6] Servicio de Información de Difusión Extranjera, Informe Diario , Cercano Oriente y Asia Meridional, 21 de septiembre de 1962, no. 185.

[7] Richard Nixon, Memorias (Nueva York: Grosset and Dunlap, 1978), pág. 1013.

[8] Henry Kissinger, Years of Upheaval (Boston: Little, Brown, 1982), pág. 657.

[9] The New York Times , 31 de agosto de 1979.

[10] Jimmy Carter, Keeping Faith: Memoirs of a President (Nueva York: Bantam Books, 1982), pág. 302.

[11] The Jerusalem Post , 12 de junio de 2001.

[12] El enemigo de mi enemigo: Líbano en la imaginación sionista temprana, 1900-1948 (Detroit: Wayne State University Press, 1994), p. 23

[13] Moshe Dayan, Breakthrough: A Personal Account of the Egypt-Israel Peace Negotiations (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1981), pág. 162.

[14] The Nation , 30 de diciembre de 1991.

[15] Jerusalén: Israel Universities Press, 1972, p. 390:

[16] Citado en Mohamed Heikal, The Road to Ramadan (Nueva York: Quadrangle/The New York Times Book Co., 1975), pág. 54.

[17] Telegrama de George V. Allen, 1 de octubre de 1955, Foreign Relations of the United States, 1955-1957 , vol. 14, Disputa Árabe-Israelí 1955 (Washington, DC: Imprenta del Gobierno de EE.UU., 1989), pág. 539.

Anexos del 21 de diciembre de 2022 : (1) Este artículo se basa en una versión mucho más corta publicada en 1993: ” Ambos lados de sus bocas: Declaraciones privadas versus públicas de los líderes árabes” .

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.