¿Cuál es el papel de UNIFIL? Por Elliott Abrams

Este mes, el nuevo jefe de UNIFIL asumió su puesto. El nuevo comandante de la fuerza y ​​jefe de misión de UNIFIL es el general de división Stefano Del Col de Italia, siendo que UNIFIL es la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano, establecida en 1978. Su potencia autorizada es de 15,000 soldados y la cantidad real de tropas es de aproximadamente 10,500. Su misión hoy se estableció en la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de los Estados Unidos, aprobada en 2006 para poner fin al conflicto entre Israel y Hezbollah. La resolución, entre otras cosas dice:

“Pide al gobierno de Líbano y a la UNIFIL… que desplieguen sus fuerzas juntas en todo el sur y hace un llamamiento al gobierno de Israel, a medida que comienza ese despliegue, a que retire todas sus fuerzas del sur del Líbano en paralelo;

“Hace hincapié en la importancia de la extensión del control del gobierno del Líbano sobre todo el territorio libanés de conformidad con las disposiciones de la resolución 1559 (2004) y la resolución 1680 (2006)… para que ejerza su plena soberanía, de modo que no haya armas sin el consentimiento del gobierno del Líbano y sin otra autoridad del gobierno del Líbano”.

La resolución 2373, aprobada en agosto de 2017, prorrogó el mandato. También agregó que el Consejo de Seguridad:

“Recuerda su autorización a la UNIFIL para que tome todas las medidas necesarias en las áreas de despliegue de sus fuerzas y según lo considere dentro de sus capacidades, para garantizar que su área de operaciones no se utilice para actividades hostiles de ningún tipo”.

Es un recordatorio del extraño mundo de las resoluciones de la ONU nos muestra que la Resolución 2373 no menciona a Hezbollah en absoluto. Si bien la resolución condena los actos de intimidación destinados a impedir que la UNIFIL cumpla su misión, no menciona quién está cometiendo esos actos.

La resolución 1701 enumera las cosas específicas que debe hacer la UNIFIL, todas destinadas a garantizar que el ejército libanés se traslade al sur del Líbano y sea la única fuerza armada allí, y más en general, que el gobierno del Líbano y no Hezbollah ejerza la soberanía y el control de todo el territorio libanés

Doce años después, cuando un nuevo comandante de la UNIFIL toma el control, deberíamos evaluar cómo va todo esto. ¿Es más fuerte la UNIFIL y ha ayudado al gobierno del Líbano a hacer retroceder a Hezbollah?

Muy claramente, la respuesta es no. En los años transcurridos desde la guerra de 2006, Hezbollah ha aumentado su fuerza y ​​especialmente su armamento a pesar de la existencia de la UNIFIL. La embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, dijo esto cuando se adoptó la resolución 2373, según la cuenta oficial de los EE. UU:

“Describiendo el status-quo de la UNIFIL como inaceptable, dijo que la resolución pedía a la fuerza intensificar las patrullas e inspecciones para interrumpir las actividades ilícitas de Hezbollah. También hizo hincapié en que la UNIFIL podría ayudar a las Fuerzas Armadas Libanesas a proteger la frontera y detener el flujo de armas y exigió que informara dónde, cuándo y por qué no podía ver detrás de los bloqueos (que imponía Hezbollah). La resolución exigía que la UNIFIL intensificara sus esfuerzos en un momento en que Hezbollah estaba intensificando los suyos”.

Los cínicos, o realistas, bien podrían argumentar que la UNIFIL proporciona a Hezbollah una fuerza multinacional de escudos humanos. Es decir, debido a que las tropas de Hezbollah y de la UNIFIL están tan cerca una de la otra físicamente, sería muy difícil para Israel, en otra guerra contra Hezbollah, atacar sin que la UNIFIL interfiriera en el camino.

Además, no es necesario esperar a otra ronda de combates para ver el efecto político deletéreo de la UNIFIL sobre las políticas de las naciones contribuyentes. Entre los 10 principales contribuyentes de tropas se encuentran Francia, España, Italia, China, Irlanda y China; otros contribuyentes incluyen Austria, Finlandia, Alemania y Grecia. La mayoría de estos gobiernos están preocupados sobre todo por la seguridad de sus tropas, lo que significa que no quieren que la UNIFIL desafíe a Hezbollah. Por el contrario, desean lograr un modus vivendi con esa organización terrorista. Ese es uno de los motivos de la queja, a veces escuchada en el sur del Líbano, según la cual la UNIFIL contrata principalmente a personas pro-Hezbollah para su personal de apoyo local y como proveedores de otros bienes y servicios. Eso mantiene la paz con Hezbollah, a costa de subsidiar económicamente a Hezbollah.

¿Qué pasaría en el sur del Líbano si se volviera más agresivo en la aplicación de las resoluciones de la ONU? Habría algunos enfrentamientos con partidarios de Hezbollah y quizás incluso con grupos terroristas fuertemente armados. Hezbollah sí intimida, bloquea y disuade; no hay evidencia que UNIFIL intimide, bloquee o disuada a Hezbollah. El incidente más reciente ocurrió hace unas pocas semanas, en agosto, cuando “civiles” en un área controlada por Hezbollah impidieron que una patrulla avanzara. El año pasado, Hezbollah también dejó saber quién es el jefe. AFP informó que “grupos de civiles atacaron el patrullaje de las Naciones Unidas en dos incidentes en el sur de Líbano el viernes, dañando sus vehículos pero sin causar heridos”, dijo la misión en un comunicado. La Fuerza Provisional de la ONU en Líbano dijo que dos patrullas… “El sur del Líbano fue obstruido el viernes por la mañana por grupos de hombres agresivos”, declaró que “los civiles intentaron bloquear el camino de las patrullas y atacaron a las fuerzas de paz”, y aunque no hubo heridos en los incidentes hubo “daños severos” a los vehículos. Solo un amistoso recordatorio del papel de Hezbollah.

¿Qué se debe hacer? El ex embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Ron Prosor, comentó que se debería retroceder: debería “usar las herramientas que ya posee la fuerza, como drones que pueden monitorear las actividades de Hezbollah y retransmitir el metraje a las salas de control de todo el mundo, con casi cero riesgo de tropas en el suelo”.

Pero eso no es lo que buscan los gobiernos que aportan contingentes, por lo que es muy poco probable que eso suceda. Aun así, uno puede esperar que el general Del Col sea algo más duro que su predecesor, el general irlandés Michael Beary. Es casi imposible que sea menos duro. Del Col debería, y tal vez lo haga, tratar de establecer nuevos límites a la capacidad de los terroristas para tratar el sur del Líbano como su dominio.

¿Qué pasaría si las tropas se fuesen a casa? Dado que la presencia de las fuerzas es beneficiosa para los residentes del sur del Líbano – las tropas pueden limitar la soberanía absoluta de Hezbollah allí, y también gastan dinero allí – su partida sería impopular y sería culpada a Hezbollah. Los residentes chiitas del sur del Líbano, que ya no están contentos con los sacrificios que Hezbollah les está imponiendo en la guerra en Siria, tendrían otro agravio contra el liderazgo de Hezbollah. Eso le da al general Del Col algo de espacio para trabajar, hacer demandas y defenderse por sí mismos. Es de suponer que tanto el gobierno libanés como el israelí prefieren tenerlo como una especie de amortiguador, pero al menos en el caso israelí, claramente les gustaría un amortiguador activo que realmente intente hacer lo que la Resolución 1701 requiere de él.

Del Col debería probar los límites. Eso enojará a Hezbollah, pero si a Hezbollah no le molesta su presencia, todos estamos desperdiciando una gran cantidad de dinero (500 millones de dólares al año es el presupuesto) y esfuerzos para apoyar a esa organización y hacer creer que está aplicando la Resolución 1701.

 

Elliott Abrams es miembro senior de Estudios del Medio Oriente en el Consejo de Relaciones Exteriores.

 

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.