Crónica de una triple injusticia – Por Blanca Navarro y Marti Gurria (El Mundo)

El Ayuntamiento de Barcelona y el Parlamento catalán agitan el antisemitismo y quieren romper relaciones con Tel Aviv.

En el curso de su historia reciente Barcelona decidió hermanarse oficialmente con Tel Aviv. Y lo hizo no una, sino dos veces con la ciudad israelí al otro lado del Mediterráneo. La primera ocasión fue una triangular con Tel Aviv y la ciudad de Gaza (1998) dentro del espíritu de paz del acuerdo de Oslo firmado por Israel y la OLP. El segundo acuerdo llegó en 2013 e intentaba profundizar las relaciones Tel Aviv-Yafo & Barcelona.

Esta relación está en peligro de muerte porque algunos miembros intolerantes de la élite, hoy en el poder de Barcelona y Catalunya, quiere dar el finiquito a la hermandad. Esta injusticia causaría un profundo e hiriente insulto a una mayoría de ciudadanos y a Israel. Internacionalmente, la percepción pública de Barcelona se recubrirá de un barniz antisemita que costará mucho borrar y que traerá desgracia y deshonra a nuestra ciudad.

Barcelona cuenta con más de 25 ciudades hermanas. Entre ellas San Petersburgo, Habana, Shanghái, Batumi, San Francisco y Gaza. Rusia invade Ucrania asesinando a cientos de inocentes, pero curiosamente no hay queja alguna con respecto al hermanamiento con San Petersburgo. Algunas de las ciudades hermanas están en países con infinidad de presos políticos y un sinfín de violaciones de los derechos humanos…Tampoco eso genera la menor duda. Estos hermanamientos están bien. En cambio, Tel Aviv, ejemplo mundial de tolerancia y libertad, no está bien.

De todas las ciudades hermanas, solo una ciudad, Tel Aviv, les genera odio y aversión. ¿Por qué? Una anciana enfermedad daña Barcelona, se llama antisemitismo y tiene que ser cortada de cuajo con una rápida respuesta.

El progresivo abandono y ahora el intento de acabar con esa relación representa la mayor de las traiciones, una triple injusticia:

Primero, a nuestra Ciudad. Barcelona podría haber aprovechado el vertiginoso crecimiento emprendedor de Tel Aviv, la capital de la “Start Up Nation”, con su desbordante creatividad y espiritualidad: se habrían generado unas sinergias que nos habrían beneficiado en todos los campos. Hemos perdido una magnífica oportunidad de estrechar lazos, pero todavía estamos a tiempo de reparar lo ocurrido. Por suerte, las ciudadanías de ambas ciudades sienten un gran afecto y admiración mutuos. Y el entuerto se podrá enmendar.

En Cataluña vamos a contracorriente. Mientras Israel va desarrollando nuevos acuerdos y amistades con países musulmanes mediante los Acuerdos de Abraham, Marruecos, Emiratos, etc., el Ajuntament de Barcelona, y su tupida y bien subsidiada red clientelar de organizaciones, ponen la directa para desprestigiar a Israel y generar odio entre los ciudadanos de Barcelona y Tel Aviv. En paralelo, el Parlament, en una Declaración infame y única en Europa, ha declarado a Israel un Estado que practica el apartheid.

También es una grave injusticia a los ciudadanos de Gaza y Tel Aviv. Ambas ciudades pueden tener profundos desencuentros entre ellas, pero les une el amor por Barcelona. Pusieron sus esperanzas en Barcelona como sitio de encuentro, y les hemos traicionado.

Los acuerdos de Oslo dieron a Barcelona la responsabilidad de generar un espacio de acercamiento para crear puentes, generar amistades, atajar desconfianzas y sembrar un futuro mejor de paz y concordia… Sin embargo, parte de la élite en el poder en Catalunya opta por el antisemitismo en vez de hacer el bien y cumplir con su acuerdo. Qué vergüenza y qué mal uso de recursos públicos destinados a financiar organizaciones incívicas que promueven el odio a Israel en vez de generar iniciativas de paz y amistad.

La lista de agravios contra Tel Aviv e Israel es demasiado grande para ser escondida y pensar que todo es una equivocación. Va desde boicotear a las nadadoras israelíes en 2018 a que el mismo Sindic de Greuges clame por romper la amistad con Tel Aviv.

Por fortuna, la gran sociedad civil de Barcelona no es así. Quiere, puede y debe liderar una nueva fase de acercamiento. Debe facilitar un nuevo gobierno que deje atrás estos vicios ancestrales y fomente las relaciones de paz y progreso tanto con Israel como con Palestina. Solo así se sanarán las tres injusticias que pesan como una maldición sobre nuestra ciudad.

Blanca Navarro y Marti Gurria, Equipo Ejecutivo, ISFA

Se adhieren: B’nai B’rith Barcelona, Sección Najmanides de Barcelona, LICRA Catalunya, ARCCI.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.