Crisis de confianza: Un público exasperado camina penosamente hacia una nueva elección – Por Mati Tuchfeld (Israel Hayom)

El hecho que los políticos hayan optado por una tercera elección va mucho más allá de la farsa. El país está paralizado y encadenado a un sistema defectuoso que nadie puede cambiar.

No, esto no puede estar pasando. Nuestra realidad ahora ha superado todo lo que podríamos haber imaginado. El hecho que los políticos hayan optado por una tercera elección va mucho más allá de la farsa. Existe una crisis de confianza entre los funcionarios electos y el pueblo, y está en un nivel que será difícil de rehabilitar. Dos veces, hasta ahora, la gente ha escuchado los llamados de los líderes a una elección, y dos veces estos líderes no pudieron traducir la voluntad de la gente en un gobierno estable. Estos no son menos que signos de desintegración. Un país está paralizado y encadenado a un sistema defectuoso que nadie puede cambiar.

Las brechas ideológicas entre Likud y Azul y Blanco parecen insignificantes. La idea que Binyamín Netanyahu y Benny Gantz son extremadamente similares se ha discutido regularmente en los últimos meses. Las declaraciones del presidente Reuven Rivlin y Avigdor Lieberman que la unidad nacional es el orden necesario y apropiado del día, y que solo el ego ha llevado a estos dos individuos, y a nosotros con ellos, al borde del precipicio, cayó en gran medida en oídos sordos.

La verdad es más complicada. Más de unas pocas personas de ambos campos habrían luchado poderosamente para soportar la formación de un gobierno de unidad nacional. Las brechas parecen pequeñas, pero en realidad, las diferencias de opinión podrían ser significativas. Los funcionarios azules y blancos han optado por abordar plenamente el tema de las investigaciones, la inmunidad y todo lo demás, a pesar de que esto es solo para fines de campaña. Es un intento de darle un mordisco al campo de la derecha y transferir los votos a su lado. Por lo tanto, han caminado ligeramente sobre asuntos de diplomacia, y sobre temas de seguridad han sonado más agresivos que cualquier ministro en funciones del gabinete.

Pero esta confusión de identidades no puede enmascarar la simple verdad: Benny Gantz es el líder del campamento de izquierda; Binyamín Netanyahu es el líder del campamento de derecha. Los socios naturales de Gantz son los partidos laboristas y Meretz, mientras que los de Netanyahu son Habayit Hayehudi, la Nueva Derecha y las facciones ultraortodoxas. Gantz cree en dos estados para dos pueblos y en poner en marcha el proceso diplomático; Netanyahu no lo hace. Gantz está obligado por la noción de que la posición internacional de Israel depende del estado de las conversaciones con Ramallah. Y Netanyahu cree que el poder diplomático se construye a través de la economía y las alianzas con países fuertes.

Es seguro asumir que estos problemas continuarán siendo marginados durante toda la campaña electoral que se nos ha impuesto. Con la ayuda de la prensa, básicamente el único tema sobre el que escucharemos, una vez más, serán las investigaciones, acusaciones e inmunidad. Y el aspecto más problemático ni siquiera es la campaña electoral, sino su resultado. Todas las señales apuntan a otro fracaso para superar el punto muerto político. La campaña electoral 2020 se lanzó el miércoles, pero salvo un cambio dramático, podríamos encontrarnos votando una vez más en el próximo año.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.