Convencer a los antisionistas que el conflicto palestino-israelí ha terminado – Por Daniel Pipes (The Washington Times)

A raíz de la estimulante declaración conjunta de Emiratos Árabes Unidos e Israel, esa vieja amargada, Hanan Ashrawi, salió de su agujero para pronunciar que “Existe una suposición errónea de que los palestinos están derrotados y tienen que aceptar el hecho de su derrota”. No, insistió, “los palestinos están dispuestos, generación tras generación, a continuar su lucha”.

Ahí lo tienes, una declaración de intenciones inequívoca de mi antigua adversaria, que refleja las opiniones tanto de la Autoridad Palestina como de Hamas: no importa lo que hagan los demás, dice, los palestinos lucharemos hasta el fin de los tiempos para eliminar el estado judío y subyugar a los judíos.

Ahora, algunos pueden preguntarse: ¿No aceptó Yasir Arafat hace mucho tiempo a Israel, no fue esa la esencia de los acuerdos de Oslo de 1993, cuando reconoció “el derecho del Estado de Israel a existir en paz y seguridad”? No, solo fingió aceptar a Israel.

Déjeme explicar.

Durante los primeros diecinueve años de la existencia moderna de Israel, 1948-67, prácticamente todos los hablantes en árabe lo vieron con desdén como un error que de alguna manera escapó de ser aplastado, alegremente confiados en que sus abrumadores tamaños, recursos y pesos diplomáticos les permitiría eventualmente remediar ese problema.

Luego vino el impacto de la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando Israel logró rápidamente una victoria casi total sobre cuatro ejércitos árabes y se apoderó a voluntad del territorio de tres de sus vecinos. Esta paliza tranquilizó a los líderes estatales árabes, que ahora centraron su atención en recuperar sus territorios perdidos en lugar de eliminar a Israel, una tarea que entregaron felizmente a los palestinos, quienes la recibieron con alegría.

Egipto abandonó el campo en 1977, Jordania en 1994 y Siria se acercó tentadoramente en 2000. Pero ¿qué pasa con los palestinos y su acuerdo de 1993? En este punto, entran en juego dos interpretaciones, la ingenua y la realista.

La visión ingenua, que prevalece internacionalmente, sostiene que Arafat y los otros líderes palestinos, incluido el actual, Mahmoud Abbas, se toman completamente en serio la aceptación del “derecho del Estado de Israel a existir en paz y seguridad”. Por lo tanto, avanzar requiere que los israelíes sean más generosos. Los poderes externos intentan hacerse útiles presionando a Jerusalén para que sea más comunicativo, lo que les complace mucho en hacer.

La visión realista, ahora dominante en Israel, sostiene que los palestinos nunca se reconciliaron con la existencia de Israel. Sin duda, los palestinos reconocieron su debilidad en 1993 haciendo promesas vacías. Pero, como reitera la Sra. Ashrawi, nunca abandonaron el objetivo de eliminar a Israel.

Más bien, esperaron su momento, buscando signos de debilidad. Parecían encontrarlos en los acuerdos de Oslo, la retirada de Israel del Líbano en 2000 y la retirada de Gaza en 2005. Exultantes, los palestinos intensificaron la violencia, creyendo que tenían a un Israel fatigado huyendo, que el puro fervor revolucionario compensaba la debilidad económica y militar, que los musulmanes aniquilarían a los judíos.

Pero estaban equivocados: el poderoso estado israelí había hecho concesiones dolorosas con la esperanza de que su ilustrado interés propio convertiría a Arafat, Abbas y compañía en “socios para la paz” y resolvería un conflicto antediluviano que obstruía el valor de su cultura creativa y de su alta tecnología. Y así, la futura revolución fracasó.

Con el tiempo, los israelíes, y los jóvenes mucho más que sus mayores, se dieron cuenta de que el descarte esperanzador de la disuasión en favor del apaciguamiento y luego la retirada unilateral inspiraba no la buena voluntad palestina, sino sueños de conquista. Los israelíes finalmente comprendieron que no habían percibido la continua determinación palestina de eliminar el estado judío; que habían ignorado el persistente impulso palestino por la victoria.

Esta información obtenida con tanto esfuerzo ahora debe traducirse en una nueva estrategia. ¿Pero cuál? No ataques de “precio” contra los palestinos de Cisjordania, provocaciones repugnantes que desacreditan al sionismo. No anexar partes de Cisjordania, lo que socava la integridad de Israel y genera una oposición generalizada.

Más bien, se logra aplastando el persistente sueño antisionista de los palestinos, mediante una victoria de Israel basada en una voluntad israelí indominable. La insistencia palestina en la victoria, en otras palabras, obliga a una réplica israelí paralela. Afortunadamente para Israel, los palestinos carecen de fuerza pero dependen de humos: doctrina religiosa, apoyo internacional y timidez israelí.

Mientras que los ingenuos buscan acuerdos aún más inútiles basados ​​en concesiones israelíes contraproducentes, los realistas nos mofamos y pedimos que Israel gane. Entendemos que solo la derrota convencerá a palestinos como la Sra. Ashrawi y, a través de ellos, a iraníes, turcos, islamistas, izquierdistas, fascistas y otros antisionistas, que el conflicto de más de un siglo ha terminado, que Israel ha prevalecido y que ha llegado el momento de renunciar a ambiciones inútiles, dolorosas y genocidas.

 

El Sr. Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Oriente Medio. © 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.