Controlando la narrativa del movimiento de protesta en Irán – Por Dr. Amin Tarzi (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Cuando comenzaron las protestas populares en Irán a mediados de septiembre de 2022, el régimen de la República Islámica inicialmente trató de presentarlas como disturbios esporádicos de personas descarriadas que fueron apoyadas y alentadas por Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita y algunos países europeos. A medida que las protestas se intensificaron y comenzaron a extenderse por todo el país, el régimen, de manera sutil pero sistemática, culpó a dos regiones del país no persas y predominantemente sunitas: Kurdistán en el noroeste y Sistán y Baluchistán en el sureste. Si bien las protestas han perdido parte de su intensidad, el objetivo del régimen es manchar el mensaje de los movimientos de protesta popular y enturbiar su mensaje, vinculándolos con las aspiraciones separatistas en esas regiones y la intromisión extranjera.

He discutido en otra parte por qué las protestas actuales en Irán tienen un objetivo que, si se mantiene y coordina, podría comenzar a parecerse a las protestas de 1978-79 que terminaron con el sistema monárquico en Irán. Aquí me centraré en la centralidad de la narrativa de las protestas para su éxito.

El mensaje del movimiento de protesta

Las protestas públicas masivas en Irán no son nada nuevo. En varios momentos, la República Islámica ha tratado de presentar diferentes caras del régimen al público, ofreciendo ocasionalmente una apariencia de mayor apertura o participación pública. Sin embargo, las protestas que comenzaron en septiembre de 2022 no piden cambios cosméticos. Piden el fin del régimen, que ha perdido legitimidad a los ojos de la mayoría del pueblo iraní, en particular de las generaciones posteriores a la revolución.

Las autoridades de Teherán, por supuesto, son muy conscientes del objetivo de los manifestantes. En respuesta, han atacado, usando tanto armas retóricas como brutalidad intensificada, dos regiones del país predominantemente no chiítas y no persas en un intento de vincular las protestas con las insurrecciones kurdas y baluchi y los movimientos separatistas. Su intención es romper el impulso del movimiento de protesta y enturbiar su mensaje contra el régimen.

Las protestas actuales se desencadenaron por la muerte de una joven, Mahsa Amini, bajo custodia policial. Sin embargo, los levantamientos populares tienen raíces mucho más profundas que la preocupación por la violación de los derechos de las mujeres u otras libertades civiles.

El canto que se escucha en las calles de Irán desde septiembre es “mujer, vida y libertad”. La inclusión de las dos últimas palabras es significativa. Las limitaciones a los derechos de las mujeres han sido un sello distintivo de la República Islámica desde su creación hace 43 años, y aunque esto ha sido durante mucho tiempo una fuente de tensión, históricamente no ha sido suficiente para movilizar a grandes sectores de la población contra el régimen. Esta vez es diferente. Los manifestantes ahora están haciendo una conexión entre la experiencia de las mujeres iraníes y la vida y la libertad de todos los iraníes. Están enviando un mensaje contundente de que el régimen iraní restringe la vida y la libertad de toda la población y, por lo tanto, lo rechaza de plano.

Cuidado con la narrativa oficial

A pesar de la durabilidad y el alcance global del movimiento de protesta, no hay líderes conocidos alrededor de los cuales los manifestantes puedan unirse. Los manifestantes tampoco parecen tener una agenda establecida para seguir adelante. Por lo tanto, parece probable que si la República Islámica intensifica aún más su brutalidad contra las regiones del país dominadas por los kurdos y los baluchis, las protestas adquirirán una dimensión más etno-sectaria.

Si esto ocurriera, lo más probable es que el régimen amplíe sus objetivos contra los separatistas baluchis en Afganistán o Pakistán y contra los nacionalistas kurdos en Irak. El régimen aprovecharía la oportunidad para retratar el movimiento de protesta como un intento de las minorías, a menudo etiquetadas como “terroristas”, con el apoyo y el aliento, si no la dirección explícita, de Estados Unidos, Israel, Arabia Saudita y algunos europeos. países, para desmembrar Irán. El régimen pretendería así ser el defensor de la nación contra sus posibles destructores.

Desde los primeros días del gobierno islamista en Irán, ha habido eventos, que incluyen, entre otros, la Guerra Irán-Irak (1980-88), la muerte de Jomeini (1989) y el Movimiento Verde (2009-10)— que han llevado a los observadores de Irán a predecir la inminente desaparición del régimen. Siempre ha logrado sobrevivir. Ha empleado una estrategia diversificada de fuerza e intimidación, intentos ocasionales de crear la impresión de voluntad de expandir los derechos civiles a través de la fachada de elección popular en las elecciones y la forja de acuerdos internacionales a través de la extorsión nuclear para cambiar las narrativas y ganar aceptación internacional. El régimen ahora está tratando de dividir y, en última instancia, destruir el movimiento actual al reorientar la narrativa lejos de la supervivencia del régimen y hacia la supervivencia nacional.

Avanzando

Un Irán unificado y respetuoso de la ley no solo cambiaría el panorama geopolítico de Medio Oriente y la política de hidrocarburos, sino que también tendría un profundo impacto en la competencia entre las grandes potencias entre Estados Unidos y China, así como en el papel disruptivo de Rusia en los asuntos internacionales. Como tal, apoyar el mensaje fundamental del movimiento de protesta actual—es decir, la lucha del pueblo iraní por liberarse de la tiranía—en lugar de las voces irredentistas fomentará las condiciones para un Irán independiente como centro de estabilidad regional. Más fundamentalmente, reduciría los intentos de la República Islámica de tergiversar la narrativa de una amenaza para el régimen a una amenaza para el propio país.

Dicho esto, el vacío de liderazgo y la falta de un propósito unificado del movimiento de protesta son vulnerabilidades que dejan el movimiento abierto al sabotaje por parte de grupos irredentistas más organizados con agendas existentes y líderes poderosos. Tal vez sea la ansiedad por el regionalismo o la anarquía generalizada lo que ha impedido que elementos clave de la sociedad iraní, incluidos comerciantes y trabajadores, organicen un apoyo generalizado para los manifestantes.

En resumen: si el movimiento de protesta actual logra mantener su mensaje fundamental, a pesar de los esfuerzos del régimen a través de la violencia y el terror para silenciarlo y poner fin a su presencia en las calles, la legitimidad de la República Islámica se volverá irreparable. La convocatoria del Parlamento de la Unión Europea el 19 de enero de 2023por más sanciones contra el régimen iraní y la inclusión del IRGC en la lista de terroristas de la UE, aunque no es vinculante, es una indicación de un amplio apoyo a la narrativa fundamental de las protestas en Irán. Sin embargo, si el sistema islamista logra reformular el mensaje en el de la supervivencia de la nación, el régimen no solo podrá aplastar los levantamientos y obtener el apoyo de segmentos de la sociedad iraní, sino que también restablecerá su legitimidad mostrándose como el guardián de la unidad nacional de Irán. La narrativa de la mujer, la vida y la libertad debe mantenerse y no alterarse.

El Dr. Amin Tarzi es el Director de Estudios de Oriente Medio (Centro Krulak para la Innovación y la Guerra del Futuro) en la Universidad de Maine Corps. Las opiniones y conclusiones expresadas en este documento son las del autor individual y no representan necesariamente el punto de vista de la Universidad del Cuerpo de Marines ni de ninguna otra agencia gubernamental de los EE. UU. Cualquier referencia a esta publicación debe incluir la declaración anterior.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.