Contra lo que se supone… Las minorías israelíes orgullosas de servir a su país – Por Amit Barak (Mida)

“Somos sionistas y servimos a Israel con orgullo” – Antiguos miembros del ejército israelí, drusos, beduinos y musulmanes de Jerusalén en un evento especial para el 70 ° aniversario de Israel hablaron acerca de la verdadera coexistencia en Israel

En los últimos años, estamos presenciando un proceso de despertar entre los cristianos en Israel, así como entre los miembros de otras minorías, que están hablando y actuando en contra de la actitud predominante en el sector árabe y en contra de la fijación sistémica de las autoridades en Israel.

Esto se puede ver en el proceso histórico de integración en la sociedad israelí y el alistamiento en las Fuerzas de Defensa de Israel y el Servicio Nacional, en el que participan cada vez más cristianos de lengua árabe. También se ve en una redefinición de los cristianos, que se despojaron de su identidad árabe y adoptaron la identidad aramea histórica y la identidad israelí. Incluso entre los jóvenes líderes y activistas de la comunidad beduina y del sector árabe, la identidad israelí como definición está tomando su lugar gradualmente y estas voces se están haciendo públicas.

El servicio militar es la entrada a la sociedad israelí, pero las iniciativas no se detienen allí y eso es algo bueno. Cristianos, beduinos, musulmanes árabes y drusos ahora se pueden ver en la vanguardia de los esfuerzos de la diplomacia pública y la lucha contra el antisemitismo y la deslegitimación de Israel. Por ejemplo, la organización “Reservists on Duty”, que organiza las extraordinarias actividades de las minorías israelíes en los campus de los Estados Unidos y Europa.

A pesar de todo esto, los ministerios y las autoridades del gobierno de Israel todavía están demasiado apartados y no tratan a estas minorías como aquellas que desean ser parte integral de todos los aspectos de la vida en el Estado de Israel.

Durante el mandato del gobierno anterior, el viceministro Ofir Akunis formó un foro interministerial que comenzó a avanzar en los procesos a favor del fomento del liderazgo en la comunidad cristiana. El gobierno actual transfirió la responsabilidad a la ministra Gila Gamliel y todo el progreso, incluyendo esta tendencia, se detuvo.

Por ejemplo, como parte del plan divulgado para transferir grandes presupuestos al sector árabe, Gamliel no hizo referencia al fortalecimiento de la comunidad cristiana ni al tema del servicio militar, ni se reunió con los principales activistas de la comunidad.

Incluso el Ministerio de Asuntos Estratégicos, a quien se le confiaron las relaciones públicas israelíes, se habría beneficiado si hubiera pensado fuera de la caja, y hubiera entendido el potencial de la actividad con cristianos y minorías, que puede ser muy útil para todas las partes involucradas.

Al igual que con otros asuntos, aquí también las iniciativas provienen ante todo de ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil. El movimiento “Im Tirtzu” fue el primero en participar en el proceso de integración de las minorías, seguido de otras organizaciones sionistas que lo hicieron en sus respectivos campos. Tal como están las cosas hoy, parece que hasta que no se designe un ministro al que se le asigne la responsabilidad, alguien que se dé cuenta de la magnitud de la hora y el honor que se le ha otorgado para avanzar en el cambio histórico, los ciudadanos y las organizaciones del campo nacional continuarán haciendo la tarea, como sucedió en los eventos de este pasado Día de la Independencia.

Todos somos sionistas

Entre los muchos eventos celebrados en el Estado de Israel que marcaron el 70 aniversario de su independencia, hubo un evento particular, modesto y único, y quizás incluso histórico. Un evento que tuvo lugar como una iniciativa privada, pero reflejó procesos muy positivos que han estado sucediendo en la sociedad israelí en los últimos años.

Un día después de las principales celebraciones del Día de la Independencia de Israel, el rabino Yaakov Kirmayer, jefe de la organización Yakir, impulsó un evento dedicado por completo a las minorías que se ven a sí mismas como una parte inseparable del Estado de Israel y operan con este espíritu.

La sinagoga de Shai Agnon en el barrio de Arnona en Jerusalén vio a sus adoradores judíos tradicionales esa mañana, pero las líneas principales estaban ocupadas por invitados, algunos de los cuales entraban en una sinagoga por primera vez.

Asistieron un distinguido grupo de cristianos y drusos de la Sociedad del Ejército del Sur del Líbano (SLA) que han vinculado su destino con el destino del Estado de Israel; Representantes de la comunidad beduina en el norte y cristianos israelíes de lengua árabe de Galilea; Miembros de la comunidad drusa israelí; y había un soldado árabe-musulmán de uno de los barrios árabes en Jerusalén, que está a punto de terminar el curso de capacitación de Oficiales en la FDI.

Al evento también asistieron el vicealcalde de Jerusalén Yael Antebi y el concejal Dan Illouz. El evento comenzó con un discurso del rabino Kirmayer, quien habló sobre el heroísmo y la contribución de las minorías y la oportunidad de reconocerlas en el día del Estado de Israel, el estado del cual forman parte inseparable.

El primer orador entre los representantes de las minorías fue el antiguo diputado Druzo Shakib Shanan, quien perdió a su hijo, Kamil, en un ataque terrorista en el Monte del Templo el verano pasado. “Jerusalén era mi corazón y ahora es mi alma”, dijo Shanan y, refiriéndose al incidente en el que murió su hijo dijo: “Por conocer personas que estén dispuestas a respetar el camino humano, a amar al Estado de Israel y a vivir en mutua existencia y respeto mutuo, correré hasta el fin del mundo”.

Más tarde habló sobre el dolor personal que experimentó y las lecciones que aprendió de eso: “La sangre de los policías en este ataque no se derramó en vano… Quiero crear amor, paz y acercar a las personas como resultado de este evento. Hacer todo para que no haya más padres en duelo como yo. Nacimos como seres humanos y estamos en un lugar sagrado para vivir y convivir juntos, para respetarnos unos a otros. Los despreciables asesinos de mi hijo y su amigo intentaron asesinar la coexistencia de todos nosotros. Debemos decirles a ellos y a quienes los enviaron y los financiaron: No ganarán. El Estado de Israel es mucho más fuerte y mucho más humano, y esas personas no podrán sabotearlo”.

Fue seguido por Nur Mazarib, un beduino del norte que estableció una academia pre-militar, y también es el sobrino de ‘Abd al-Majid al-Mazarib, quien es el fundador de la mítica [unidad del comando israelí] Sayeret Shaked. “Todos somos sionistas, diferentes en religiones pero tenemos el mismo objetivo”, comenzó, “la comunidad beduina no tiene el deber de servir, pero hemos estado sirviendo voluntariamente desde antes del establecimiento del estado. Espero sinceramente que continuemos y me dirijo al establecimiento nacional para abrazarnos. Ha habido una mejora, pero aún necesita mejorarse. Envío un mensaje a todos y también digo a los judíos: sean leales al estado porque no tienes otro país. Pido a las minorías que sirvan al estado, protejan sus fronteras y sean leales. Necesitamos educaremos a nuestros hijos para que nos sigan”.

“No tenemos otro país”

El tercer orador fue Fares al-Haji, un miembro del Ejército del Sur del Líbano que huyó a Israel con la retirada de las FDI del sur de Líbano y su abandono por el ex primer ministro Ehud Barak. “Ya hay una tercera generación de miembros de Ejército del Sur del Líbano en Israel. Aquí nos sentimos como en casa, y es el estado libanés el que nos traicionó”, dijo.

“Durante años servimos para preservar la paz entre Líbano e Israel, e Israel nos aceptó con amor. No tenemos otro hogar, no volveremos al Líbano, aunque nuestras familias están allí y es muy difícil”, dijo. “Nuestros niños también quieren alistarse en el ejército israelí. Fuimos leales al Estado de Israel y seguiremos siendo leales a él. No tenemos otro hogar”.

Otro orador que representaba a la comunidad cristiana en el evento fue Suleiman Salameh del Barrio Cristiano en Jerusalén. Las minorías de Jerusalén que se alistan en las FDI son un caso raro, aunque ya hay algunos pioneros, en su mayoría cristianos. Suleiman, que recientemente fue dado de baja de las FDI como soldado de combate y cuyo hermano ahora sirve como un luchador, decidió hablar abiertamente a pesar del peligro.

“Soy de Jerusalén, crecí aquí en este país y estoy orgulloso de ello. Después de la secundaria comencé a estudiar en la universidad, pero me sentí incómodo, así que finalmente decidí alistarme. Esperé dos años hasta que recibí la aprobación para la clasificación de seguridad. Puede haber personas que pensaron que había perdido dos años de vida, pero no me siento así porque tienes que ir con lo que crees”.

Suleiman continuó diciendo sobre su servicio militar: “No estamos esperando recibir nada del estado, sino dar. Era un luchador, un médico de la compañía, era un soldado sobresaliente. Cumplí mi sueño y serví en el país. Quiero decirles a los jóvenes de mi edad: no tenemos otro país”.

El último orador del evento fue el más sorprendente de todos. “A” es un árabe musulmán de uno de los barrios de Jerusalén que produjo bastantes terroristas. Eligió hacer lo increíble y seguir el camino voluntario hacia la FDI y servir como luchador. Sus familiares, amigos y vecinos no lo saben y evita acercarse a su barrio de la infancia para no ponerlos en peligro.

Pidió no estar en el escenario para no llamar la atención, pero acordó decir algunas palabras: “Nací bajo una bandera azul y blanca y la protegeremos para asegurar que siga flameando para siempre”, dijo, y contó sobre las dificultades que acompañaron su valiente decisión. “No puedo volver a mi barrio porque, a diferencia de la mayoría, decidí allanar el camino para las personas con la esperanza de que otros lo siguieran. Aunque el vecindario donde crecí se define como hostil, me alisté para cambiar esto y la población que ve el estado como un “otro” y no como un hogar. Les digo lo contrario: este es mi hogar”.

Servir con orgullo.

Los discursos fueron seguidos con una oración en la sinagoga por el bienestar del estado y de los soldados de las FDI, que también se tradujo al árabe, y luego los miembros continuaron a una comida festiva en la casa del rabino, donde conocieron a Samar Jiryis, uno de los primeros cristianos que se unieron a la IDF en la década de 1980. Luego continuó sirviendo en la Policía Fronteriza, y recientemente fue ascendido a primer teniente coronel, el primer cristiano en la Policía Fronteriza en ocupar este rango.

Jiyris comenzó diciendo que Israel es el lugar más seguro para los cristianos en el Medio Oriente. “Cuando miro a mi alrededor lo que les está sucediendo a los cristianos en Siria e Irak, la masacre que han sufrido, solo sirve para aumentar mi comprensión de que el Estado de Israel, el estado judío, es mi hogar”. Jiyris dijo que cuando escucha a los jóvenes israelíes quejándose del estado, les dice: “Miren la historia, siéntanse orgullosos y sírvanse con orgullo”.

Él continúa alentando a los jóvenes cristianos a alistarse también por un sentido de pertenencia: “Seguiremos profundizando la relación que construimos a partir de la lealtad al estado, pero el establecimiento debe entender que esto no es solo sobre el servicio militar, sino que es un pacto de sangre que ya se ha escrito, pero también necesitamos una alianza de vida y asociación en todos los campos”, dijo.

Verdadera asociación

Este evento único no fue cubierto por los principales medios de comunicación de Israel, y eso no debería sorprendernos. La mayoría de los procesos positivos que afectan a las minorías en Israel están acompañados por organizaciones y activistas afiliados a la derecha política, a diferencia de grandes sectores de la izquierda que prefieren utilizar a las minorías como una herramienta de violencia política.

La izquierda prefiere mantener a los árabes en desventaja e inferioridad y alentar su separación y su identidad nacional-palestina, a veces incluso por la fuerza. El público nacional sano en Israel debería abrazar a las minorías que son conscientes de las realidades y quieren vivir aquí como iguales.

Esta tendencia debe continuar y fortalecerse. Hay, por supuesto, todavía un largo camino por recorrer y se deben reducir muchas otras lagunas para acercar a los diversos grupos y alentar la apertura y el reconocimiento. Setenta años no es mucho, y por lo tanto, lo que no se ha hecho hasta ahora debe corregirse, fuera de una verdadera asociación y no por aislamiento.

 

Amit Barak es un consultor sobre el alistamiento cristiano en las FDI y la integración cristiana en la sociedad israelí

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.