Con Irán luchando contra el coronavirus, ¿Actuará contra Israel y Estados Unidos? – Por Israel Kasnett (JNS.org)

Según dos analistas de Oriente Medio, queda por ver si el régimen hará algún movimiento contra las fuerzas occidentales en la región o si presionará a sus representantes para abrir un frente contra Israel.

Con el caos del coronavirus (COVID-19), ¿aprovechará Irán el estado debilitado percibido de Israel para atacar a través de proxys? Irán puede percibir que el ejército de Israel es incapaz de convocar masas de reservistas o de enviar a grandes grupos de civiles a lugares cerrados en refugios de cohetes debido a restricciones de coronavirus. ¿Irán atacará entonces?

Esta fue una de las preguntas planteadas en una conferencia telefónica organizada por el Instituto Judío de Seguridad Nacional para América (JINSA) sobre las implicaciones de seguridad del coronavirus para Irán y Oriente Medio. La llamada contó con el miembro de JINSA, Yaakov Amdiror, ex asesor de seguridad nacional israelí de Israel, y también con el miembro de JINSA, Itai Shapira, ex jefe adjunto de la División de Investigación y Análisis (RAD) en las Fuerzas de Defensa de Israel.

Según Amidror, la extensión de la enfermedad en Irán no se conoce realmente. “Está claro que los iraníes no están diciendo la verdad y están ocultando la situación real”, dijo. “Sabemos que los números están creciendo y son mucho mayores que los anunciados por las autoridades. Por lo que se puede juzgar desde el exterior, sin tener la información real, es que todo está fuera de control”.

Dijo que Irán cometió un gran error al principio, permitiendo vuelos entre Irán, China y el Líbano. “Irán es el centro de propagación del virus en Medio Oriente porque la gente vuela entre Beirut y Teherán”, dijo.

El martes, el portavoz del Ministerio de Salud iraní anunció un total de 988 muertes como resultado de COVID-19, con casi 15,000 infectados, según los informes. Hasta el viernes, el número de infectados había aumentado a 19,644.

En términos de detener las actividades en el Medio Oriente, Amidror dijo que esto no va a suceder. “Irán tratará de continuar con la presión [contra Estados Unidos], especialmente en Irak, donde tiene milicias chiítas”. “Irán no se detendrá”, subrayó. “Hay más preguntas que respuestas con respecto a Irán. Es muy complicado”.

Itai Shapira dijo que deberíamos pensar en el efecto del coronavirus como “un fenómeno regional” y predijo la posibilidad de otra ola de inestabilidad que podría barrer el Medio Oriente, a diferencia de las protestas de la “Primavera Árabe” que comenzaron en 2010. Sobre Irán específicamente, dijo, “este es ahora uno de los mayores desafíos que Irán ha enfrentado desde la Revolución Islámica de 1979. Esto no podría haber llegado en peor momento para Irán, después de la política de presión máxima impuesta por Estados Unidos, después de las sanciones, después de las protestas de hace unos meses, después del derribo de un avión ucraniano y ahora los bajos precios del petróleo. Este es un desafío único para el régimen”.

Shapira dijo que el llamado campo “moderado”, incluido el presidente Hassan Rouhani, en Irán se está debilitando como resultado del virus. “Lo vemos en las calles. Este es un presidente que se considera un fracasado. No está logrando brindar alivio económico, no está teniendo éxito con el JCPOA, no está bajando los precios del gas y ahora está fallando con la crisis del coronavirus”, dijo. El IRGC y los militares se están volviendo más fuertes y más dominantes”, advirtió.

Sin embargo, Shapira dijo que cree que la ausencia del ex comandante de IRGC Qassem Soleimani, asesinado en un ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos en enero, “reduce drásticamente la capacidad del IRGC y la fuerza Quds”.

“Con la ausencia de Soleimani y su sucesor menos carismático y menos conectado [Ismail Ghaani], me pregunto si esta ‘alianza’ iraní con las milicias chiítas en Irak y las milicias en Siria, Hezbollah en Líbano y Houthis en Yemen, es todavía tan centralizado y controlado por Irán como lo fue en los días de Soleimani”, planteó.

Shapira dijo que con o sin el virus, “el problema de una presencia occidental en el Medio Oriente, específicamente en Irak, es algo que molesta [al líder supremo iraní, el ayatolá Ali] Khamenei, y al ejército iraní y al IRGC, nada menos que el virus los perturba en este momento”.

Independientemente de si Irán hará algún movimiento contra las fuerzas occidentales en la región, dijo: “No estoy seguro de que ahora sean menos vacilantes o más capaces o más dispuestos a actuar externamente, pero dado que se encuentran en una crisis estratégica tan dramática”, podrían considerar algunas acciones en el Golfo. Entienden que la administración de los Estados Unidos es una línea roja. Podrían considerar algunas acciones, como la guerra cibernética o la dirección de representantes, si están bajo extrema angustia”.

Con respecto a los representantes de Irán y la posibilidad de que abran un frente contra Israel, Amidror dijo: “seguro, Hezbollah será muy, muy cauteloso. Conocen la situación en el Líbano, que tiene una deuda de $ 90 mil millones y acaba de incumplir con un bono de $ 1.2 mil millones”. “La crisis en el Líbano es solo el comienzo”, dijo Amidror. “Todos en el Líbano ven a Hezbollah como la responsable, ya que deciden quién está en el gobierno y quién tiene influencia en el gobierno. [Jefe de Hezbollah Hassan] Nasrallah será muy cauteloso”.

Amidror cree que Irán no se “empujará a otro rincón” cuando tenga problemas internos tan grandes. “Lo último que Irán quiere ver en este momento”, dijo, “es 400 aviones israelíes sobre Teherán”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.