Comprendiendo el Libelo anti-Israelí del Apartheid de Betzelem – Por ONG Camera

Si está buscando ejemplos de falsedad en el último documento antiisraelí de Betzelem, en el que la organización se burla de términos incendiarios como “Apartheid” o “supremacía judía”, entonces encontrará muchos. 

Considere, como un pequeño ejemplo, la acusación del informe que afirma que Israel ha construido “cientos de comunidades para ciudadanos judíos, pero ni una sola para ciudadanos palestinos”. La oración fue escrita para sonar lo más condenatoria posible, lo que aumenta su valor de impacto, pero también dejó a los autores en la incómoda posición de tener que refutar inmediatamente su propia falsedad. “La excepción”, admite Betzelem, en la siguiente oración, “es un puñado de ciudades y pueblos construidos para concentrar la población beduina”.

תמונה שמכילה דשא, שמים, חוץ, שדה  התיאור נוצר באופן אוטומטי

La ciudad de Ararat an-Naqab, que Israel construyó para la comunidad beduina.

Es decir, Israel no construyó “una sola” comunidad para los palestinos, excepto todas las que sí construyó: Rahat, Kuseife, Shaqib al-Salam, Ar’arat an-Naqab, Lakiya, Tel as-Sabi, Hura, Tirabin al-Sana, Mulada, Abu Krinat, Bir Hadaj, Qasr al-Sir, Makhul, Umm Batin. Es el nuevo lenguaje orwelliano: ninguna, pero muchas. Una mentira, pero con la verdad añadida como una línea de usar y tirar.

Esto está lejos de ser la peor distorsión del documento. La gran mentira se transmite en el título del informe, “Un régimen de supremacía judía desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo: Esto es apartheid”. Pero el juego semántico aquí es revelador. Lo que debería ser sencillo, Betzelem lo transforma en un punto de confusión. Y así continúa a lo largo del informe, con el resultado de un lío de factoides, mentiras y fraudulencias destinadas a inflamar y desinformar, que nos dice más sobre la organización que sobre Israel.

El otro lado del comentario de Betzelem sobre las comunidades para judíos, no es mucho mejor. Es cierto que Israel ha establecido cientos de comunidades judías. Pero la razón de eso no es nefasta, como sugiere Betzelem. Estos pueblos y ciudades eran necesarios para albergar a millones de inmigrantes: sobrevivientes del Holocausto, judíos del Medio Oriente que escapaban de la persecución en los países árabes, judíos que querían vivir cerca de sus lugares sagrados, absorbidos por un país que servía como refugio para los judíos en todas partes. No es supremacía. Es un santuario.

Antisionismo de Betzelem

Esto nos lleva al giro más descarado del informe. Betzelem presenta la existencia misma de un estado judío abierto a la inmigración judía como evidencia de la “supremacía judía”. La misión de Israel de facilitar la entrada de judíos, que se describe en la Declaración de Independencia del país en la misma oración que promete derechos sociales y políticos iguales para todas las religiones y razas, es según Betzelem uno de los “métodos que utiliza el régimen israelí para promover la supremacía judía”.

Parece una broma de mal gusto. Después del Holocausto, los restos andrajosos de la población judía del mundo, recordando una vez más las espantosas repercusiones de su impotencia y conscientes del hecho de que las puertas del mundo estaban cerradas para ellos (o algo peor) a medida que se avecinaba el genocidio, se fusionaron en torno a la idea de un estado soberano en el que pudieran existir sin persecución, y donde los judíos esparcidos por el mundo pudieran refugiarse. Por esto, y aquí está el triste remate, se les acusa de ser supremacistas judíos. No sería menos absurdo insistir en que los colegios y universidades históricamente negros, destinados a proporcionar lo que se le había negado a una comunidad oprimida, se fundaron al servicio de la “supremacía negra”.

Betzelem presenta la existencia misma de un estado judío abierto a la inmigración judía como evidencia de la “supremacía judía”.

Sin embargo, la idea que los judíos se ven a sí mismos como superiores es un viejo tropo antisemita. Recientemente fue reempaquetado por el ex líder del Ku Klux Klan David Duke, quien escribió un libro sobre supremacismo judío y una tesis de doctorado sobre “El sionismo como una forma de supremacismo étnico”, y ahora nuevamente lo invoca Betzelem.

Para ser justos con Betzelem, no es probable que la organización este siendo influenciada por gente como David Duke (incluso si alguna vez empleó a un negacionista del Holocausto). Más bien, su discurso de “supremacía” parece estar destinado, en parte, a apropiarse del lenguaje de la conversación estadounidense sobre la raza, con el objetivo de atraer a los progresistas estadounidenses. Si odias la supremacía blanca, Betzelem está tratando de telegrafiar, también debes odiar a Israel. Sería una acusación vil y ahistórica incluso si no evocara un engaño antisemita.

Pero la repetición de la acusación de “supremacía” no solo pretende atraer a los activistas estadounidenses. El papel más importante que juega en el informe es como base para la otra acusación de Betzelem: El insulto de que Israel es un estado de apartheid. Una situación geopolítica compleja, por supuesto, no equivale a apartheid. ¿Pero una compleja geopolítica basada en la “supremacía” racial? Eso suena más cercano. Betzelem hace explícito el vínculo entre sus acusaciones gemelas en su informe, afirmando que “un régimen que utiliza leyes, prácticas y violencia organizada para cimentar la supremacía de un grupo sobre otro es un régimen de apartheid”.

Discrimina la ciudadanía

Sin embargo, si observa detenidamente el informe, queda claro que la mayor parte se centra en la realidad mundana de que los no ciudadanos no tienen los mismos derechos que los ciudadanos, al igual que los no ciudadanos de cualquier otro país no tienen los mismos derechos. los mismos derechos que los ciudadanos. La ciudadanía, por definición, discrimina.

En Israel, los ciudadanos judíos y árabes pueden votar en las elecciones nacionales. Los no ciudadanos no pueden. Los ciudadanos judíos y árabes pueden entrar libremente en su país. Los no ciudadanos están regulados. Los ciudadanos judíos y árabes tienen pasaportes israelíes. Los no ciudadanos no lo hacen. No son exactamente los fundamentos del apartheid, aunque Betzelem los sostiene como tales.

Para una visualización de cuánto del informe se centra en las diferencias entre ciudadanos y no ciudadanos, considere la imagen a continuación. El texto en azul, la mayor parte del informe, trata sobre los no ciudadanos. (La imagen excluye la introducción y conclusión del informe, que reitera y enmarca sus argumentos). Igual de importante, tanto la parte que se centra en los ciudadanos como la que se centra en los no ciudadanos se ven empañadas por distorsiones atroces destinadas a respaldar los cargos del documento.

Sin embargo, antes de examinarlos, puede resultar útil comprender quiénes son exactamente los ciudadanos y los no ciudadanos mencionados en el informe. Después de todo, en la Sudáfrica del apartheid, se evocó de la nada una distinción entre ciudadanos y no ciudadanos, basada enteramente en la raza y una doctrina de opresión. La ciudadanía fue categóricamente despojada de la mayoría negra por la minoría blanca, un acto de privación de derechos destinado a segregar y solidificar el sistema existente de supremacía blanca.

El contexto en Israel es muy diferente, y aunque único, se asemeja a la fundación de India y Pakistán, donde la tierra se dividió para separar un estado de mayoría musulmana del de mayoría hindú. También hay similitudes con Yugoslavia, que se dividió en varios estados, lo que permite que diferentes grupos étnicos y religiosos sigan su propio curso. En la Eslovenia actual, por ejemplo, los eslovenos étnicos constituyen la mayoría de la población. La minoría serbia tiene los mismos derechos que la mayoría. Sin embargo, los serbios en el extranjero que no son ciudadanos de Eslovenia, obviamente, no comparten los derechos que conlleva la ciudadanía.

Del mismo modo, los palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza no son ciudadanos de Israel.

Esta no es una observación profunda. No viven en Israel. No estaban destinados a convertirse en parte de Israel en 1947 bajo un plan de las Naciones Unidas para dividir la Palestina gobernada por Gran Bretaña en estados judíos y árabes. No se convirtieron en parte de Israel en 1948, cuando Egipto y Jordania conquistaron los dos territorios. Y no se convirtieron en ciudadanos en 1967, cuando Israel expulsó a los ejércitos egipcio y jordano, pero no anexó los territorios.

En los años posteriores a 1967, cuando los líderes palestinos se negaron a negociar con Israel y, en cambio, prometieron destruirlo, no se convirtieron en ciudadanos. Tampoco se convirtieron en ciudadanos israelíes en la década de 1990, cuando Israel y la Organización de Liberación de Palestina firmaron acuerdos diseñados para dar a los palestinos en Cisjordania y Gaza autogobierno y hacer que las partes avancen hacia una resolución de su conflicto.

Los palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza no son ciudadanos de Israel.

Finalmente, no se convirtieron en ciudadanos en las décadas siguientes, cuando los líderes palestinos entablaron negociaciones con Israel, pero dieron la espalda a múltiples planes de paz que habrían creado un estado palestino independiente en el que los palestinos de Cisjordania y Gaza se convertirían en ciudadanos.

Israel nunca anexó Cisjordania y la Franja de Gaza. La comunidad internacional no quiere que Israel se anexione los territorios. Y los palestinos no quieren que Israel los anexe. De hecho, la idea que prevalece hoy en la comunidad internacional es similar a la elaborada por las Naciones Unidas hace 70 años: que los dos movimientos nacionales entre el río Jordán y el mar Mediterráneo se beneficiarían mejor con dos estados: un estado judío con un Mayoría judía junto a un estado palestino con mayoría árabe. Entonces no es apartheid. Y aunque Betzelem presenta la división entre Israel y los territorios como evidencia de la supremacía judía, esto ahora no es apartheid.

Betzelem omite esta información de fondo del informe. “No proporcionamos una revisión histórica o una evaluación de los movimientos nacionales palestinos y judíos”, dicen. Esto puede parecer sorprendente, ya que Betzelem hace portada antecedentes relevantes en otros informes, menos consecuentes, y dado que el contexto histórico sería claramente lectores de ayuda sopesar la acusación del grupo.

Pero es una omisión conveniente. Informar plenamente a los lectores, después de todo, les ayudaría a comprender que la situación política en Tierra Santa es el resultado de la guerra, la paz y el compromiso, y no, como insiste Betzelem, los “diseños” y la “ingeniería” israelíes en el servicio de “supremacía”.

Falsedades y distorsiones

Nuevamente, gran parte del informe de Betzelem simplemente repite que, como no ciudadanos, los palestinos de Cisjordania y Gaza no tienen derechos de ciudadanía en Israel, mientras que los israelíes de todas las etnias y religiones, cualquier combinación de judíos, árabes, palestinos, musulmanes, cristianos, drusos, beduinos, circasianos, samaritanos, asirios, etc.

Para respaldar su acusación de apartheid, por ejemplo, Betzelem afirma que “la Franja de Gaza es el hogar de unos dos millones de palestinos, a quienes también se les niegan los derechos políticos “(énfasis agregado), como si fueran habitantes de Gaza, que viven fuera de Israel, que no son se esperaría que los ciudadanos de Israel, que tuvieron elecciones propias en 2005 y que votaron por la organización terrorista antisemita Hamás, votaran en las elecciones de Israel. Se les “niegan los derechos políticos” de la misma manera que a los israelíes se les niegan los derechos políticos en el Reino de Jordania, o a los canadienses se les niegan los derechos políticos en los Estados Unidos. Los no ciudadanos no son ciudadanos.

¿Y qué hay de la parte del informe que se centra en los ciudadanos árabes de Israel (o como Betzelem elige llamarlos, “ciudadanos palestinos de Israel”)? La organización acusa a los miembros de esta población “no gozan de los mismos derechos que los ciudadanos judíos ni por la ley ni por la práctica, como se detalla más adelante en este documento”.

Pero no está detallado en el documento. Increíblemente, Betzelem no señala una sola disposición de ninguna ley que, al estilo del apartheid, niegue los derechos individuales a los ciudadanos árabes de Israel.

En cambio, lo que hacen, como pretenden describir “los cuatro métodos principales que utiliza el régimen israelí para promover la supremacía judía” es girando, distorsionando y manipulando a los lectores.

Inmigración

El primer “método” que nombra Betzelem es la inmigración. Los judíos “tienen derecho a inmigrar a Israel en cualquier momento y recibir la ciudadanía israelí”, lamenta el informe, mientras que “los no judíos no tienen derecho a un estatus legal en las áreas controladas por Israel. La concesión del estatus queda a discreción casi total de los funcionarios”.

Pero esto no es supremacía ni apartheid. No refleja ninguna diferenciación legal entre ciudadanos judíos y árabes de Israel. La política de inmigración, después de todo, no se ocupa de los derechos de los ciudadanos, sino que se centra en los no ciudadanos en el extranjero.

Si bien la organización claramente quiere que los lectores crean lo contrario, las políticas de inmigración preferencial no son infrecuentes en el mundo. Como han explicado Alexander Yakobson y Amnon Rubinstein “Es una norma europea reconocida que un estado-nación puede mantener vínculos oficiales con sus ‘parientes’ fuera de sus fronteras y tratarlos de manera preferencial en ciertas áreas, incluidas la inmigración y la naturalización”. Los autores mencionan Irlanda, Finlandia, Alemania, Grecia, Polonia, Hungría, Bulgaria, Eslovaquia, la República Checa, Eslovenia y Croacia como otros ejemplos de países que ofrecen “acceso privilegiado a los derechos de residencia e inmigración para los grupos de parentesco etnocultural”.

Una diferencia notable entre esos países e Israel es que ninguno de sus grupos parientes había sufrido recientemente el peor genocidio de la historia, como lo hicieron los judíos antes de la independencia de Israel, o la expulsión masiva de países en los que habían vivido durante siglos, como lo hicieron los judíos. Y, sin embargo, con sus comentarios sobre la inmigración, Betzelem quiere mostrarnos que Israel es culpable de la “supremacía judía”. Lo que en realidad nos muestra es que Betzelem niega efectivamente el derecho de Israel a existir como refugio para los judíos.

Ésta es la gran distorsión en la sección de Betzelem sobre inmigración. Pero como ocurre a lo largo del informe, la organización también juega con otros juegos lingüísticos.

Confusión de ciudadanos y no ciudadanos

El informe afirma que “los ciudadanos palestinos de Israel o los residentes de Jerusalén Oriental pueden trasladarse fácilmente a Cisjordania”, pero que “arriesgan sus derechos y su estatus al hacerlo”.

Eso es falso. Con un juego de manos destinado a engañar, Betzelem agrupa a los “residentes de Jerusalén Oriental” con los “ciudadanos palestinos de Israel”, dos grupos distintos con dos conjuntos distintos de derechos. Este último y más grande grupo, como ciudadanos de Israel, no arriesgan sus “derechos y estatus” si se trasladan a Cisjordania. De hecho, muchos árabes israelíes viven en partes predominantemente judías del este de Jerusalén, territorio descrito en el informe como parte de Cisjordania, sin pérdida de derechos de estatus.

Y dentro de esta manipulación hay otra. Betzelem les dice a los lectores que los árabes en el este de Jerusalén arriesgan universalmente sus derechos al mudarse; y en otros lugares que “no tienen pasaportes israelíes”; y en otros lugares que “pueden votar en las elecciones municipales pero no en el parlamento”; y en otros lugares que “no se definen como ciudadanos sino como residentes permanentes de Israel” cuyo estatus “puede ser revocado en cualquier momento”. Pero esto no es del todo cierto.

Los residentes árabes de Jerusalén Este, que tenían la ciudadanía jordana cuando Israel reunificó la ciudad en 1967, tuvieron formalmente la opción de solicitar la ciudadanía israelí. Y a pesar de la presión de la sociedad árabe para que no se presente, un número pequeño pero creciente, más de 20.000, se han convertido en ciudadanos. Tienen pasaportes israelíes, votan por el parlamento y su estatus no puede ser revocado.

En otras palabras, Betzelem falsifica la situación de casi dos millones de árabes israelíes, caracteriza erróneamente el estado de decenas de miles de jerosolimitanos y se niega a informar a los lectores sobre el camino hacia la ciudadanía para los residentes árabes de Jerusalén. ¿Por qué dejar que hechos inconvenientes se interpongan en el camino de las acusaciones sobre la supremacía judía y el apartheid?

Judíos, árabes y “enclaves abarrotados”

Betzelem también argumenta, en otra de sus cuatro secciones destinadas a demostrar la supremacía judía, que los ciudadanos árabes de Israel están “acorralados en pequeños enclaves abarrotados”. Una vez más, la organización tergiversa drásticamente el estado de los ciudadanos árabes de Israel.

En Israel, los pueblos y ciudades con mayor densidad de población son judíos. Siete ciudades israelíes, por ejemplo, tienen una densidad de población de más de 10.000/km2. Ninguno es árabe.

En el otro lado del espectro, hay 16 ciudades con más de 5000 residentes que tienen una densidad de población de menos de 1000/km2. Cinco de ellos son árabes. Aún más sorprendente es la distribución del siguiente grupo de comunidades de baja densidad: aquellas con una densidad de población superior a 1000/km2 pero inferior a 2000/km2. De estos 41 lugares, la gran mayoría, 29, son árabes. En general, según un estudio reciente, la densidad de población promedio de los pueblos y ciudades judíos en Israel es el doble que la de las comunidades árabes.

Por supuesto, hay árabes que viven en áreas densamente pobladas. Pero Betzelem le dice a su audiencia algo completamente diferente: que los árabes de Israel, en general, están “acorralados” en enclaves abarrotados. Es una mentira. Porque, de nuevo, la verdad no ayuda mucho a apoyar la tesis inflamatoria de la organización.

Comités de admisiones

La sección sobre “enclaves abarrotados” nuevamente tergiversa cuando afirma que una ley israelí permite que los pueblos pequeños “rechacen a los solicitantes palestinos por motivos de ‘incompatibilidad cultural'”, lo que “impide efectivamente que los ciudadanos palestinos vivan en comunidades designadas para judíos”.

Contrariamente a la insinuación de Betzelem, la ley del comité de admisiones, que se aplica solo a las comunidades en la periferia de Israel con 400 o menos residentes, no permite que las ciudades rechacen a los solicitantes árabes como palestinos y ergo como “culturalmente incompatibles”. Por el contrario, prohíbe explícitamente que los comités consideren “raza, religión, género, nacionalidad, discapacidad, estado personal, edad, paternidad, orientación sexual, país de origen, opinión o afiliación política”. Como era de esperar, Betzelem oculta este hecho.

No obstante, la ley es controvertida. ¿Qué puede impedir que un comité de admisiones rechace a un palestino – o un judío de Mizrahi, homosexual o partidario del Likud – sobre la base de una característica protegida mientras alega alguna otra razón para el rechazo?

De hecho, la ley puede estar sujeta a abusos. Como en otros países, existe discriminación en Israel. Pero hay un precedente legal del lado de los árabes y otros que podrían ser rechazados injustamente. La Corte Suprema de Israel en 2011 falló a favor de una familia árabe cuya solicitud de residencia fue rechazada por el comité de admisiones de la ciudad de Rakefet, y requirió que la ciudad acomodara a la familia. Como era de esperar, Betzelem también oculta este hecho.

Controvertida o no, una ley que prohíbe explícitamente la discriminación por motivos de raza, etnia y religión, y cuyas disposiciones contra la discriminación son aplicadas por la Corte Suprema, no es prueba de “apartheid”. Y, como afirma Betzelem, no “impide efectivamente” que los palestinos vivan en pueblos pequeños. Como subraya el caso de Rakefet, la discriminación puede existir, pero también es ilegal, y los tribunales israelíes hacen cumplir la prohibición.  

Y más… El informe está salpicado de otras distorsiones.

* Betzelem insiste, por ejemplo, en que “Cisjordania se ha anexado en la práctica”. La frase carece de significado legal y, peor aún, absurda. Israel no ha reclamado soberanía sobre Cisjordania. Por el contrario, Israel ha intentado en múltiples rondas de conversaciones de paz desde 2000 facilitar una retirada israelí y la soberanía palestina sobre la mayor parte del territorio. Las ofertas de paz y estadidad son otro hecho inconveniente que Betzelem oculta.

* Hablando sobre Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, Betzelem afirma que el “régimen” de Israel gobierna “toda el área y las personas que viven en ella”, algo particularmente extraño que decir sobre la Franja de Gaza, que en realidad es gobernado por Hamás, un grupo terrorista designado internacionalmente que juró la destrucción de Israel.

* Betzelem persiste, afirmando que Israel sigue controlando “casi todos los aspectos de la vida en Gaza” desde fuera. De nuevo, no es así. Como señalaron dos expertos legales en un documento de 2010, Israel no nombra ni puede destituir a los funcionarios gubernamentales locales de Gaza. De hecho, Israel se opone firmemente al actual régimen de Hamás en Gaza. Israel no administra los servicios gubernamentales en Gaza. No tiene policía en Gaza. No recauda impuestos en Gaza. No proporciona servicios sociales en Gaza. No tiene tribunales en Gaza. No opera escuelas en Gaza. No establece estructuras de gobierno en Gaza y no designa a ningún funcionario. Si Israel diera órdenes al gobierno o la población de Gaza, se puede asumir con seguridad que tales órdenes serían ignoradas.

Por el contrario, la Autoridad Palestina, primero bajo Fatah y luego bajo Hamás, puede ejercer plenamente su autoridad en la Franja de Gaza. Hamás tiene fuerzas policiales, tribunales y cárceles. Opera escuelas, medios electrónicos y servicios sociales. Regula las actividades comerciales, establece bancos y mantiene registros de la propiedad. Cobra impuestos. Controla sus propias fronteras. Incluso impone un código de vestimenta. En resumen, tiene un gobierno civil local en funcionamiento y totalmente independiente, respaldado por las fuerzas armadas.

* En otra parte, Betzelem excluye a Gaza de su reclamo de control israelí, afirmando que “los ciudadanos judíos viven como si toda el área fuera un solo espacio (excluyendo la Franja de Gaza)”. Y, sin embargo, esto también es falso. A los judíos israelíes se les prohíbe entrar en las secciones de Cisjordania gobernadas por palestinos, y mucho menos comprar una casa en ciudades de Cisjordania como Jenin, Ramallah o Nablus.

* Betzelem afirma que “todos los asentamientos son zonas militares cerradas a las que los palestinos tienen prohibido entrar sin un permiso”, y en su siguiente frase, “Israel ha establecido más de 280 asentamientos en Cisjordania (Jerusalén Oriental incluida)”. Pero según las propias definiciones de Betzelem en el informe, esto es doblemente falso. Lo que Betzelem describe como asentamientos en el este de Jerusalén no son, de hecho, zonas militares cerradas. Y los asentamientos en general no están cerrados a los que Betzelem describe como ciudadanos palestinos de Israel.

* Betzelem insiste en que “Israel niega a los palestinos derechos políticos como la libertad de expresión y la libertad de asociación”. También establece que “los palestinos en los territorios ocupados… no pueden manifestarse”. De hecho, los judíos israelíes y los árabes comparten los mismos derechos a la libertad de expresión y asociación. E Israel no otorga ni niega tales derechos a la gran mayoría de los palestinos en los territorios, que responden ante la Autoridad Palestina en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza.

Redefiniendo el apartheid para eliminar el estado judío

El apartheid está claramente definido en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional como actos inhumanos (atrocidades como asesinato, exterminio, esclavitud, deportación, encarcelamiento ilegal, tortura y violación) que se cometen para mantener un régimen de opresión y dominación sistemáticas. “Por un grupo racial sobre cualquier otro grupo racial”.

El informe de Betzelem no documenta ni puede documentar tal cosa. En cambio, la organización señala el papel de Israel como refugio para los judíos, su política de inmigración, la gran cantidad de ciudades construidas para albergar a inmigrantes judíos, la densidad de población (generalmente baja) de las ciudades árabes, el hecho de que Israel no se ha anexado Cisjordania y la Franja de Gaza, el hecho de que los residentes de estos territorios no sean tratados como ciudadanos, las disposiciones de un acuerdo de paz interino firmado por Israel y los palestinos, y una canasta de distorsiones y falsedades descaradas, pretendiendo que esto equivale a la supremacía y segregación racial. (Betzelem llega incluso a protestar porque la separación entre Israel y Cisjordania y Gaza “frustra … la resistencia”, un término que en la práctica ha significado ataques suicidas contra civiles judíos).

El informe es absurdo y difamatorio.

Incluso Betzelem admite sin darse cuenta que su informe no cumple con la definición de apartheid. Mientras que el Estatuto de Roma se refiere a crímenes para una mayor opresión “por un grupo racial sobre cualquier otro grupo racial”, Betzelem, en un pasaje que admite diferencias fundamentales entre el apartheid de Sudáfrica y el estado judío, dice que la raza no está involucrada: “El La división en Sudáfrica se basó en la raza y el color de la piel, mientras que en Israel se basó en la nacionalidad y la etnia”, afirma la organización.

Como se señaló anteriormente, la mayor parte del informe Betzelem de hecho se refiere a divisiones basadas en la nacionalidad. Esto no es apartheid. Es la naturaleza de la ciudadanía.

Y como también se señaló anteriormente, Israel no se divide en función de la etnia. Es, más bien, un país multiétnico en el que todos los ciudadanos tienen los mismos derechos individuales. Los árabes votan en las elecciones de Israel. Están representados en su parlamento, han sido ministros de gobierno, representan al país como diplomáticos. Son jueces de la Corte Suprema. Sirven en el ejército israelí y ocupan altos cargos. Trabajan como médicos junto a judíos, obtienen títulos universitarios junto a judíos, se recrean junto a judíos y viven junto a judíos.

Israel puede ser un lugar desordenado geopolíticamente. Debido a una historia de rechazo por parte de sus vecinos y guerras impulsadas por ese rechazo, las fronteras del país no se han concretado. Y a falta de fronteras definitivas, ha construido asentamientos en Cisjordania. Pero también ha ofrecido repetidamente desmantelar asentamientos, retirarse de casi toda Cisjordania y trazar fronteras que la separan de un estado palestino.

No es que Betzelem parezca particularmente preocupado por un estado palestino. Como lo subraya su protesta sobre la política de inmigración de Israel y su sugerencia de que esto refleja la “supremacía judía”, la organización se ha manifestado efectivamente como un oponente de un estado judío. El título del informe puede hacer eco de la retórica de extrema derecha de David Duke sobre el “supremacismo judío”, pero el contenido es más un resurgimiento de una campaña de propaganda del otro extremo político: la campaña soviética para catalogar al sionismo como racismo.

El problema con el informe de Betzelem, entonces, no es solo la flagrante desinformación. (desafortunadamente, ese no es un fenómeno nuevo. Para sesgar la opinión pública, la organización ha realizado imágenes y ha caracterizado repetidamente a los palestinos asesinados mientras atacaban a Israel, o asesinados por otros palestinos, como no combatientes asesinados por Israel). También es la inmoralidad de la causa de la organización, que ha pasado de defender los derechos humanos a socavar la legitimidad del estado judío al tratar al sionismo como racismo.

El héroe estadounidense de los derechos civiles Bayard Rustin ha explicado que “el sionismo no es racismo, sino la expresión legítima de la autodeterminación del pueblo judío”. Aquellos que quieran proteger esa autodeterminación deben rechazar enérgicamente el nuevo enfoque de Betzelem.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.