¿Cómo fue que la comunidad judía de Irán compró la tumba de Esther y Mordejai? – Por Jen Malul (Jerusalem Post)

Los documentos descubiertos en los archivos de CAHJP revelan una sorprendente iniciativa emprendida por los judíos de Irán y el gobierno del país para marcar 2.500 años desde el Edicto de Ciro.

No está del todo claro de quién fue la idea, pero en 1968, se desarrolló una vigorosa correspondencia entre representantes judíos del parlamento iraní y funcionarios del régimen del Shah (Rey) Mohammad Reza Pahlavi, el gobernante de Irán en ese momento. El foco de este intercambio fue un intento de comprar la Tumba de Esther y Mordejai que está ubicada en Hamedan. ¿El pretexto? Celebraciones con motivo del 2.500 aniversario del Edicto de Ciro, que se celebraría en 1971.

El edicto de Ciro data del año 538 a.c.. En su declaración histórica, Ciro el Grande, el fundador del primer Imperio persa, permitió que todas las personas que vivían en los territorios bajo su control regresaran al culto de sus respectivos dioses y deidades, anulando las prohibiciones religiosas que habían existido bajo el gobierno y el imperio babilónico. En la Biblia hebrea (Esdras 1: 1-4) encontramos una versión especial del decreto, dirigida al pueblo de Israel en la diáspora y permitiéndoles regresar a Judea y reconstruir el templo en ruinas.

El primer relato conocido que vincula el mausoleo de Hamedan con las figuras de Esther y Mordejai, la heroína y el héroe del festival de Purim, proviene de Benjamin de Tudela, un viajero judío errante del siglo XII: “Desde ese monte hasta Hamedan hay un viaje de diez días; Esta era la metrópoli de los medios y contiene unos cincuenta mil judíos. Frente a una de las sinagogas está el sepulcro de Mordejai y Esther”.

Tumba_Esther1

El mausoleo de la bíblica Ester, esposa de Jerjes I, y su primo Mordejai (Crédito: Philippe Chavin / Wikimedia Commons).

Según una de las tradiciones asociadas con la tumba, después de la muerte del rey Asuero, los seguidores de Amán buscaron venganza contra Ester y Mordejai. Los dos lograron escapar a Hamedan, donde se establecieron y finalmente fallecieron a una edad avanzada entre la comunidad judía local. ¿Pero qué tiene que ver todo esto con Ciro el Grande? A primera vista, muy poco o nada en absoluto. Sin embargo, se desprende de ciertas cartas descubiertas en los Archivos Centrales para la Historia del Pueblo Judío (CAHJP), en el archivo de la organización de la Unión Mundial ORT, así como de fuentes históricas relacionadas con la vida del último Shah de Irán, que Mohammad Reza Pahlavi se vio a sí mismo como el heredero moderno de Ciro el Grande, y trató de proyectar esta imagen de sí mismo a los judíos de su país.

Shas

Mohammad Reza Pahlavi, el último Shah de Irán (Crédito: Wikimedia Commons)

En una carta enviada por el director general del Departamento de Arqueología y Educación Pública, Sr. Abdolali Pourmand, al Sr. Lotfollah Hay, el representante de los judíos de Irán en el parlamento, Pourmand aclaró que la oficina de Educación Nacional ayudaría a los judíos iraníes a que la comunidad compre la tumba y las tierras que la rodean del Banco Bazargani, su dueño en ese momento. La compra se financiaría con la venta de boletos para el sitio.

2020-03-09_1907

Correspondencia entre el miembro del parlamento judío y el representante del régimen, diciembre de 1968; de los Archivos Centrales para la Historia del Pueblo Judío en la Biblioteca Nacional de Israel (Crédito: Biblioteca Nacional de Israel)

Además de la iniciativa de compra de tumbas, la comunidad judía también planeó construir una escuela vocacional con el nombre de Ciro el Grande, así como un hospital. Incluso había planes para un diccionario hebreo-persa y una exposición dedicada a los logros de Ciro que se centraría en el tema de los derechos humanos basados ​​en la Torá, en varios idiomas. No está claro cuánto de todo esto realmente se ejecutó. Sin embargo, los archivos incluyen evidencia que la compra de los terrenos de la tumba se completó, y la aprobación final llegó el 18 de enero de 1970. Parece que la tierra fue transferida a las manos de la comunidad, aunque es difícil decir con certeza ya que la documentación dejó de existir en esta etapa.

Segundo_Documento

Una carta certificando que los terrenos de la tumba fueron comprados; este es también el último documento encontrado en la correspondencia, del 18 de enero de 1970; Los Archivos Centrales para la Historia del Pueblo Judío en la Biblioteca Nacional de Israel (Crédito: Biblioteca Nacional de Israel)

El período de luna de miel entre los judíos de Irán y las autoridades estatales llegaría a un final rápido y cruel con la Revolución Islámica de 1979 y el ascenso al poder del ayatolá Ruhollah Khomeini. Este evento también provocó que el último Shah de Irán, “El Nuevo Ciro”, huyese del país, hacia Estados Unidos.

Desde entonces, la tumba de Esther y Mordejai ha sido el foco de una amarga disputa. En 2011, los estudiantes que apoyaban al régimen se amotinaron fuera del complejo y pidieron su eliminación de la lista de sitios protegidos del patrimonio iraní, como respuesta a sus afirmaciones que Israel estaba tratando de destruir la mezquita de al-Aqsa. Sus esfuerzos fueron todo un éxito, con el letrero que señalaba el estado de la tumba como un sitio de peregrinación que se eliminaba. De vez en cuando, los manifestantes de todo Irán emiten amenazas de destruir la tumba y reemplazarla con un consulado palestino. Un incidente reciente de este tipo ocurrió en febrero. Hasta ahora, sin embargo, el sitio permanece intacto, y solo a los judíos se les permite la entrada al recinto de la tumba.

A pesar de la larga tradición que vincula la tumba con las figuras de Esther y Mordejai, el erudito Thamar Eilam Gindin nos dice que las fuentes persas o iraníes no contienen ninguna evidencia que acredite la historia de la Meguilá, la historia de Purim. Una de las principales teorías de hoy sugiere que la tumba es en realidad la de Shushandukht, la esposa judía de Yazdegerd I, un gobernante del Imperio Sasanian durante los siglos cuarto y quinto.

La ciudad de Hamedan fue una vez la capital de Media, que fue capturada por Ciro el Grande, quien la convirtió en la capital de verano del Imperio Persa. Hoy Hamedan está asociado con la ciudad de Ecbatana, mencionada en el Libro de Ezra.

Tumba_

El interior de la tumba, foto de Nick Taylor (Crédito: Wikimedia Commons)

Muchas gracias a Thamar Eilam Gindin por su ayuda en la preparación de este artículo, a Elitsour Lion por sus traducciones y a la Dra. Miriam Caloianu de los Archivos Centrales para la Historia del Pueblo Judío por compartir esta historia con nosotros.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.