¿Cómo es que la infancia musulmana de Obama se convirtió en un tema tabú? – Por Daniel Pipes (FrontPageMag.com)

Reflexiones sobre cuándo se ocultó y negó – con éxito – un inconveniente biográfico gigantesco.

Los estadounidenses tienen una fascinación permanente con sus presidentes, especialmente con sus debilidades y secretos. ¿Quién mintió? ¿Quién ordenó las operaciones ilegales? ¿Quién tuvo amantes? Así el país quedó paralizado por Bill Clinton, Monica Lewinsky y el goteo, de mal gusto, acerca de su relación. Cuando los documentos recientemente desclasificados revelaron conexiones, hasta ahora desconocidas de la CIA, con Lee Harvey Oswald, esto causó un gran revuelo en los medios, con Tucker Carlson preguntando: “¿La CIA tuvo algo que ver con el asesinato de John F. Kennedy?”.

No siempre es veraz: Obama afirmó haber nacido en Kenia en 1991 para vender su autobiografía.

Pero esa fascinación muere cuando se trata de Barack Obama, la figura casi sagrada de la izquierda. Sobre él, nada de curiosidad, por favor, nada de chismes y nada de impropiedad. Cuando afirmó falsamente en 1991 haber nacido en Kenia, y no en Hawái, la culpa recayó en un descuidado agente literario. Cuando Stanley Kurtz probó que Obama mintió acerca de no ser miembro del Nuevo Partido socialista de Chicago y su candidato, la maquinaria de relaciones públicas de Obama difamó a Kurtz y la historia desapareció.

Cuando la evidencia clara mostró que Obama había mentido acerca de haber nacido y criado como musulmán, el investigador que hizo el caso fue vilipendiado, su investigación despreciada y su argumento vaporizado.

Debería saberlo, ya que yo era ese investigador. Escribí cinco veces sobre este tema en 2007-08, durante la primera campaña presidencial de Obama (tres de esas veces en FrontPageMag.com) y luego agregué toda esta información, además de nuevos detalles, en un artículo largo y (hasta ahora) definitivo de septiembre de 2012, ” La infancia musulmana de Obama “, serializado en el Washington Times.

Todos esos escritos enfatizaron que Obama ahora era cristiano. El primero comenzaba con: “Si yo fuera musulmán te lo diría”, ha dicho Barack Obama y ​​yo le creo. De hecho, es un cristiano practicante, miembro de Trinity United Church of Christ. Ahora no es musulmán. Pero ¿alguna vez fue musulmán o fue visto por otros como tal? Respondí afirmativamente y mostré cómo la evidencia contradictoria sobre los antecedentes religiosos de Obama, del padre y el nombre de Obama, de los años en Indonesia, de su familia y, sobre todo, de él mismo, apunta de manera concluyente a que nació y se crio como musulmán.

Barack Obama vistiendo atuendo musulmán africano, probablemente cuando era un adolescente (en la portada).

En todo momento, no enfaticé la cuestión del Islam sino la cuestión del carácter; si Obama miente sobre algo tan fundamental, ¿cómo se puede confiar en él? Sus otras mentiras, como el nacimiento en Kenia y la no afiliación al partido socialista, confirman este problema.

Las respuestas llegaron rápidas y duras. La “cámara de eco” de Ben Rhodes casi se desmaya ante el descaro de mi lesa majestad. Al igual que Kurtz, fui calumniado sin que se abordaran los hechos que presenté. Aquí hay una pequeña muestra del diluvio: Ben Smith en Politico se burló de mi análisis como “el modelo para un asalto falso y legítimo a la religión de Obama”. The Spectator calificó el mío como “el peor artículo sobre las elecciones presidenciales” y también lo consideró “loco” y “despreciable”. Martin Peretz en New Republic dijo que “simplemente me había vuelto loco… y malicioso”. Vice publicó un artículo “¿Te importaría si Obama fuera musulmán?” que respondía a mi argumento cuidadosamente elaborado con “BLARGHA BLARGHA BLARGH REVOCA LA TOMA DE NUESTROS TRABAJOS POR EL GOBIERNO DE OBAMA BIN HUSSEIN”. The Atlantic publicó nada menos que tres ataques contra el artículo y contra mí. Mark Ambinder lamentó “la falsa noción de que Obama es o alguna vez fue musulmán”. Andrew Sullivan descartó mi trabajo como “toxinas”. Matthew Yglesias ridiculizó mi afirmación de que creo que Obama ya no es musulmán con “Yo, por mi parte, le creo a Daniel Pipes cuando dice que no es un abusador de niños”. Y así siguió, aullando de indignación ante la sola idea de que Obama fuera musulmán, burlándose y riéndose de mí con ataques ad hominem, especulando sobre mis motivos. El ataque fue tan implacable que incluso la prensa conservadora rehuyó abrumadoramente el tema. Las campañas de McCain y Romney trataron el tema como kryptonita. El tema de las mentiras de Obama no tuvo impacto en ninguna de las dos campañas presidenciales, las cuales, por supuesto, ganó Obama.

Superman expuesto a kryptonita verde.

Espero que, en algún momento futuro, cuando Barack Obama pierda su cualidad sacra, los historiadores se interesen mucho en su afiliación religiosa infantil. Se preguntarán cómo, en la cultura estadounidense de principios del siglo XXI, cargada de información, dividida políticamente y enloquecida por las celebridades, un inconveniente biográfico tan gigantesco pudo ocultarse con éxito y convertirse en tabú. Estudiarán cómo, en una sociedad democrática moderna, un candidato determinado puede suprimir incluso la información más importante y relevante.

Espero la reivindicación.

El Sr. Pipes (DanielPipes.org @DanielPipes) es presidente del Foro de Medio Oriente.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.