Auto-odio judío en el diario israelí Haaretz – ¿Quién es aquí el criminal? – Por Guidón Levy (9/6/2016)

La lucha contra el movimiento de boicot a Israel ha caído a nuevos mínimos; “la incriminación”. Ahora no sólo vemos una lucha propagandistica contra el BDS (que solamente ha reforzado su fuerza), ni el habitual victimismo o las invenciones colonialistas que hablan de un perjuicio hacia los trabajadores palestinos a causa del boicot, y tampoco la demonización que incluye a todas las acusaciones contra Israel como “antisemitismo”, para todos aquellos que se atreven a defender al boicot. El boicot es ahora un crimen. Es un crimen boicotear a los que cometen crímenes. Es un crimen boicotear a un criminal. Es delincuencia evitar comprar productos hechos en una tierra de delincuencia. Es un crimen abstenerse de apoyar una empresa criminal. Es un crimen luchar contra quien viola el derecho internacional.

El poderoso lobby de presión judeo-israelí registra nuevos logros. El pistolazo de partida lo dio precisamente el Tribunal Supremo de Francia, estableciendo el año pasado que activar en pos de la defensa del boicot hacia Israel es, increíblemente, un “crimen de odio”. No los asentamientos y tampoco las ejecuciones en los puestos de control, no la violencia de los colonos y no las detenciones masivas – justo el boicot contra los que hacen eso es el crimen.

Estados Unidos no se queda atrás, por supuesto; nunca ha perdido la oportunidad para incentivar la ocupación, costearla y alentarla. Unos 20 estados de los Estados Unidos ya han aprobado o están por promulgar regulaciones contra el boicot a Israel. Se destacó el gobernador de Nueva York, Andrew Kwame, quien anunció esta semana que había firmado una orden administrativa por la cual boicotearía  cualquier organización estatal o empresa que se atrevan a participar en el boicot. “Queremos que Israel sepa que estamos con ella”, dijo este ficticio amante de Israel en una conferencia judía en Manhattan; “Si boicoteas a Israel, Nueva York te boicoteará a tí”, amenazado en Twitter.

Gracias, Nueva York. Gracias, gobernador. Su acción demuestra que Nueva York está del lado de los ocupantes y que es parte en el crimen. Una vez más habeis demostrado hasta qué punto no es digno que Estados Unidos sea calificada como la líder del mundo libre. Se ha demostrado, una vez más, que cuando se trata de Israel todos los valores declarados se deforman. ¿Alguien podría imaginar una orden similar emitida en contra de la oposición internacional al movimiento del apartheid en Sudáfrica? ¿Alguien se imaginaría una incriminación y sanciones contra Rusia por su invasión a Crimea?

No es obligación apoyar el boicot. Es posible no creer en su eficacia. Pero hay que admitir que es imposible ser un hombre de conciencia mientras compras productos de los asentamientos. Del mismo modo que un defensor de la ley no compraría un producto robado, tampoco se debe comprar productos producidos en tierras robadas. Es un deber predicar esto. Está permitido pedir para que no se compren estos productos. Es muy difícil, de hecho imposible, distinguir entre los asentamientos e Israel, que ha borrado la línea verde.

Israel está totalmente involucrada en el proyecto de ocupación y no hay manera de separarse: ¿Hay un banco sin cuentas corrientes de Cisjordania? ¿Hay un seguro médico sin una sucursal en Ariel? ¿Una cadena de supermercados sin una sucursal en los asentamientos? Pero para aquellos que incluso no creen en boicots, los que creen que hay mejores maneras de luchar contra la ocupación (¿cómo cuáles?), no es posible aceptar este accionar depredador incriminatorio. El boicot es un medio legítimo, no violento, que se ha usado en el pasado y presente por muchos países, incluyendo Israel. ¿Cuáles son las sanciones internacionales contra Hamás, estímuladas por Israel, si no un boicot? ¿Y las de Irán? ¿Es que acaso Israel también no viola el derecho internacional?

La propaganda israelí disfruta los logros de la penalización. El general de esta lucha, el Embajador Danny Danon, invito esta semana a una conferencia de agitadores en las Naciones Unidas, en donde le informaron a cerca de 1.500 de sus tropas,  ingenuos estudiantes judíos, que deben memorizar: “Cada segunda palabra que sale de vuestra boca debe ser paz”. Evidentemente, eso es emocionante hasta las lágrimas. Pero el momento de la verdad llegará. Todos aquellos que actuaron para penalizar el boicot deberán responder honestamente: ¿quién es el crimional aquí?, ¿cuál es el verdadero crimen y qué habeis hecho contra él?

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.