Así fue cómo fracasamos: El exitoso ejercicio de engaño del enemigo y la reducción de las fuerzas apostadas – Por Tal Lev Ram (Maariv)

La excesiva confianza en la valla de seguridad, el exagerado valor dado a los resultados de operaciones anteriores, el exitoso ejercicio de engaño del enemigo, la reducción de las fuerzas estacionadas en la región lindante a la Franja de Gaza y el rotundo fracaso de la inteligencia israelí.

Después de la Operación “Tzuk Eitan” (Margen Protector) en agosto de 2014, hace más de nueve años, se difundió un persistente rumor, principalmente a lo largo de las redes sociales, que preocupó mucho a los habitantes del sur y, especialmente, a los de los alrededores de la Franja. El rumor decía que el verdadero plan del Hamás era lanzarse, en vísperas de Rosh Hashaná y de las festividades de Tishrei, desde los 32 túneles que se introducían hacia el territorio israelí, para atacar y sembrar matanzas en los kibutzim y los moshavim circundantes. Esto puede ser parcialmente cierto, pero en el panorama más amplio, las FDI ni siquiera entonces lograron reunir los detalles acerca de un panorama de inteligencia amplio y completo del Hamás en relación a sus planes de combate y terrorismo en territorio israelí, con una visión más estratégica que lo que podría ser un solo ataque.

Incluso en el verano de 2014, como ahora, en vísperas de la guerra en Gaza, las FDI estaban inmersas hasta el cuello en las actividades operativas en Judea y Samaria. Después del secuestro y asesinato de los tres niños, las FDI se embarcaron en la “Operación Retorno de Hermanos” contra la infraestructura terrorista de Hamás en Cisjordania, mientras que las brigadas regulares de las FDI estaban involucradas en búsquedas y persecuciones para encontrar el paradero de los tres niños.

Poco a poco comenzó una escalada en el sur, errores aparentemente cometidos por Hamás, actividades de las unidades especiales y otras señales, al menos entonces, fueron suficientes para que el comandante del Comando Sur, Sami Turgeman, enviara compañías de reserva para asegurar a las poblaciones de los alrededores de Gaza.

Actualmente, las FDI y el Comando Sur quedaron sorprendidos por el alcance de la infiltración en territorio israelí. Las FDI también sufrieron fuertes golpes, lo que fue un logro para Hamás. Los terroristas pudieron penetrar en territorio israelí, azotando un alto precio y bajas del ejército en nuestro territorio mientras luchamos, y dejando en un segundo lugar a Hezbollah, a la hora de conseguir un mayor efecto propagandístico. Por entonces, y en comparación con hoy, los terroristas no alcanzaron a conquistar los asentamientos circundantes y, de hecho, centraron sus combates contra las fuerzas de las FDI, que estaban desplegadas en una escala mucho mayor a lo que vimos en esta oportunidad. Incluso, en 2014, en el frente del Hamás, había quedado una pregunta abierta relacionada con la premura con la que había utilizado los túneles de ataque contra Israel. Si, entonces, hubiesen penetrado juntos por los 32 túneles NO durante una escalada, el Shin Bet y las FDI no hubieran logrado obtener inteligencia preliminar, por lo que los resultados probablemente habrían sido severos incluso entonces. La posición del liderazgo en las FDI, en ese momento, era que Hamás centraba sus planes operativos en infiltrarse en territorio israelí para atacar los puestos y fuerzas de soldados en la frontero con el posterior secuestro de combatientes. Hamás en ese momento se centró menos en apoderarse, ocupar y asesinar a civiles, aunque en ese momento esta posibilidad no estaba completamente descartada.

Después de la Operación Margen Protector (2014), la cima del ejército y la inteligencia militar se ocuparon de convencernos de que no se había habido una falla en la inteligencia. También la conmovedora investigación del mayor general Yossi Bacher, un miembro del Kibbutz Bari que luchó con gran coraje contra los terroristas, un estudio que había examinado la falta de preparación ante la amenaza de los túneles, provocó indignación entre muchos oficiales del Estado Mayor y entre la inteligencia militar (AMAN), que afirmaron que sus conclusiones habían ido más allá de lo aceptable, ya que señaló graves fallas de inteligencia. Las FDI pudieron repeler las acusaciones de fallas de inteligencia. Incluso en los otros fracasos relacionados con la preparación para la guerra contra los túneles y la construcción de la fuerza, las FDI tardaron mucho en admitir que había muchas deficiencias en aquella operación del 2014. Sólo partes de esa investigación llegaron a mis manos pudieron y recibieron el permiso para publicarse. Toda la parte de inteligencia permaneció fuera del alcance debido a las limitaciones de la censura.

Bajo estas limitaciones, a las FDI les resultaba más simple rechazar las graves acusaciones, provocando que parte de la verdad fuera revelada demasiado tarde. Margen Protector (2014) no es un historia del pasado, es un punto de encuentro clave para comprender el fracaso de hoy. En los tres acontecimientos principales de la última década –el Margen Protector, Guardián de los Muros y la Guerra de Gaza– el elemento sorpresa estuvo en manos de Hamás. Es imposible comparar, por supuesto, pero en todos ellos surgieron serios problemas de inteligencia, y mucho más: este es el problema de la concepción y la arrogancia que se refleja en el análisis de las intenciones del enemigo a través de lentes occidentales “color de rosa”. Después de Margen Protector, las FDI promovieron soluciones mucho mejores y muy importantes para luchar en los túneles, y más tarde construyeron un obstáculo subterráneo de alta tecnología que proporcionaba una excesiva sensación de seguridad. El obstáculo subterráneo, o la guillotina, como a veces la presentaban los altos cargos. miembros del establishment de seguridad, dañaron la capacidad de Hamás de penetrar en territorio israelí a través de túneles, pero no le hicieron abandonar el concepto y la idea de aquellos que quisieron intentar penetrar y masacrar en los asentamientos israelíes en 2014. Ellos repetían que “Volveremos a vivir la experiencia en el futuro y utilizaremos todos los medios para encontrar una manera de sortear los obstáculos.

En la Guardian de las Fronteras se utilizaron herramientas operativas diseñadas para tiempos de guerra, incluidos ataques a los túneles defensivos de Hamás dentro de la Franja de Gaza. El programa se implementó en un formato completamente diferente y provocó muchas críticas sobre la forma en que se implementó y su momento. Se ha escrito mucho sobre la forma en que se toman las decisiones en el Estado Mayor (en el diario Maariv), pero ese no es el punto, sino la forma en que se comercializan estas decisiones entre los altos oficiales militares, quienes enfatizaron que el ataque a los túneles del metro tendrá un efecto sustancial en la forma de luchar de Hamás, de modo que la principal amenaza para Israel debe seguir siendo los misiles y cohetes, además de los intentos de operarlos desde el mar y el aire. Las limitadas operaciones de los últimos años contra la débil Yihad Islámica, en las que la iniciativa de los movimientos iniciales estaba en manos de Israel y en las que los terroristas no lograron acercarse a la valla y penetrar Israel, también supusieron un factor decisivo a la hora de creer que la Valla de Seguridad es un factor infranqueable.

Al igual que la Línea Bar Lev durante la guerra de Yom Kippur, la barrera alrededor de Gaza no cumple uno de los principios importantes de la guerra, ya que durante una batalla abierta es difícil creer que dicha línea de contacto nunca será traspasada. De hecho, las FDI estaban preparadas para escenarios de intentos de ataques de calidad por parte de Hamás, pero no para lanzar una operación militar de guerrilla para apoderarse de la primera línea de puestos de avanzada, seguido de un ataque terrorista asesino e inhumano que no se puede describir con palabras. Un fuerte obstáculo (la valla) que se suponía proporcionaría una mejor protección que la vieja y penetrante valla fue analizado en el otro lado (del Hamás) como un punto de fuerza que le permite la capacidad de sorprender, no porque el obstáculo y los medios tecnológicos avanzados no sean importantes, sino por la confianza que les regala este obstáculo a los soldados de las FDI. Durante los últimos años, así, FDI también han reducido el número de batallones que se encuentran en las tareas de seguridad alrededor del perímetro de Gaza, y esto lo vemos reflejado en el plan operativo de Hamás para este ataque.

La organización terroristas aprovechó todos los puntos débiles que no fueron analizados adecuadamente por el ejército, a pesar de los signos de los ejercicios de las fuerzas especiales de Hamás en los últimos años y de los puntos débiles que surgieron incluso de las violentas violaciones frente a la valla en los últimos años. Se abordarán muchos más aspectos relaciones con las extraordinarias brechas de inteligencia y cómo no se reconocieron las señales preliminares, además de las señales de las últimas horas que no quitaron la ficha en el Comando Sur y el Estado Mayor de que algo muy inusual estaba sucediendo.

Una operación de este tipo requiere preparativos y entrenamiento durante un largo período de tiempo y, por lo tanto, la brecha de inteligencia no es únicamente un punto, sino que continúa como una brecha de percepción en la evaluación de las capacidades del enemigo. La evaluación actual en el establishment de seguridad es que la mayoría de los combatientes de la primera fuerza de Hamás se activaron en el minuto 90 para mantener el alto nivel de secreto. La formación y los preparativos preliminares durante años permitieron llevar a cabo la operación en muy poco tiempo. Las pocas señales que se recogieron y los movimientos que se detectaron en las horas previas al incidente no fueron suficientes para entender la situación de que aquí está sucediendo algo muy inusual: el fracaso militar no es huérfano.

La política inclusiva de años, pensando que es posible comprar la paz con Hamás a través de beneficios y dinero, todos los gobiernos israelíes son cómplices de esto, sólo que Netanyahu claramente tuvo más años para dirigir una política diferente. Y más allá de eso, el Primer Ministro fue advertido muy claramente por los altos mandos del ejército y el Ministro de Defensa sobre los graves daños causados ​​por la crisis interna en Israel en vista de la legislación legal y su proyección sobre el ejército. Especialmente por la rara oportunidad que nuestros enemigos ven en todo esto. Aunque la preocupación provenía más del ámbito de Hezbollah, en vista de las tensiones en la frontera con el Líbano, es imposible ignorar la severidad de la advertencia estratégica dirigida a Netanyahu, primero en las salas de discusión y después de eso no ayudó – en una declaración pública del Ministro de Defensa que terminó con su destitución en el papel. En los últimos meses las tendencias empeoraron, pero todo esto no provocó que se volviera a tratar con las principales amenazas en la agenda, así como otras áreas críticas. En este asunto hay un responsable: el Primer Ministro.

Muchos altos comandantes del ejército entienden muy bien el concepto de responsabilidad. Este no es el momento de asumir responsabilidades personales y cambiar de comandantes; no hay ningún beneficio ni valor en el discurso sobre este tema. A pesar del fracaso, las FDI tienen una cadena de mando de alta calidad, excelentes unidades en tierra y una de las mejores fuerzas aéreas del mundo, que ya está demostrando capacidades muy altas a pesar de todos los problemas que han existido.

La concepción errónea sobre el Hamás y el valor excesivo otorgado a los resultados de operaciones anteriores en la Franja de Gaza deben servir como señales de alerta. Ahora, Israel no tiene otra manera que poner fin a la guerra que no sea con una contundente derrota del Hamás. Un espíritu fuerte nos dice que Israel se centrará en un escenario en Gaza, pero puede encontrarse luchando también en el escenario del Líbano. Los terribles resultados al comienzo de los combates y el duro golpe que sufrimos provocan un discurso excesivo sobre las consecuencias existenciales si Hezbollah entra en combate.

En este sentido, es necesario reducir el nivel de la sensación de una amenaza existencial física, en realidad no sólo por el hecho de que los estadounidenses están fuertemente presentes en la región, sino principalmente porque, incluso con las nefastas consecuencias de la guerra en varios frentes, el Estado de Israel tiene un ejército fuerte y un sistema de reservas que ya se encuentra en niveles de actividad sin precedentes.

Los precios de una guerra combinada contra Hezbollah y Hamás serán altos, pero es necesario reducir el nivel de ansiedad existencial del público. En todos los parámetros, las capacidades de las FDI son mucho mayores. Un punto importante en este momento en la conducción de la cadena de mando superior de las FDI -desde el Jefe de Estado Mayor, los oficiales del Estado Mayor General y el Comando Sur- es la transmisión de unidad y responsabilidad, porque ahora debemos concentrarnos principalmente en no atacarnos unos a otros.

También dan fuerza y ​​esperanza las extraordinarias historias de heroísmo: oficiales de muy alto rango que saltaron por iniciativa propia y entraron en el infierno, a veces con sólo unos pocos soldados luchando a su lado. Pequeños equipos de unidades especiales que comprendieron la gravedad de la situación y no esperaron la llegada de fuerzas adicionales, entrando en batalla con desventaja numérica frente a un enemigo que estaba fortificado. Oficiales jóvenes, combatientes hombres y combatientes mujeres, policías y personal de seguridad que lucharon como leones: esta generación de combatientes, desde los soldados jóvenes hasta los comandantes de división y generales, demostró con su valentía que no se separa de la generación fundadora, y de ahí la creencia de que las FDI son capaces de realizar una misión y una maniobra terrestre de calidad en la Franja de Gaza, como ya lo demostró en el pasado en la operación Plomo Fundido (2009).

La Fuerza Aérea ha atacado la Franja de Gaza de manera muy agresiva en los últimos días; la escala de los ataques no se parece en nada a operaciones pasadas en la Franja de Gaza. Estos ataques también tienen como objetivo preparar el terreno para la invasión terrestre y proporcionar a los combatientes en tierra mejores condiciones para luchar. La campaña aérea aún puede continuar, y las FDI entienden muy bien que no deben fracasar dos veces. Los últimos días y la forma en que la Fuerza Aérea proporciona tiempo a las FDI lo atestiguan. Es necesario prepararse adecuadamente con planes operativos mientras se examina lo que nos preparó Hamás. El rápido reclutamiento de más de 300.000 reservistas habla de la capacidad de prepararse para una defensa fuerte, y también muestra una disposición para atacar incluso al Hezbollah en el Líbano.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.