Así es como el Estado de Israel se volvió dependiente de personas desproporcionadas – Por Lilaj Sigan (Maariv)

Aquí hay algunos números que describen una historia de forma muy clara: 30 periodistas fueron asesinados cumpliendo funciones desde principios del 2022, 17 de ellos en circunstancias claras. Algunos fueron mencionados en uno o dos titulares del New York Times, y muchos no fueron mencionados en absoluto, incluso cuando murieron en Ucrania. La excepción fue Brent Renault, un documentalista estadounidense que escribía para el New York Times y, por lo tanto, fue mencionado en cuatro titulares de periódicos. Pero fue Sheerin Abu Aqla, una periodista de Al-Jazeera, quien ha sido nombrada en no menos de ocho titulares en el periódico, y ninguno de nosotros se sorprendería si en el futuro se remencionara su nombre. Rara vez nos hacemos una pregunta simple: ¿Por qué exactamente Sheerin Abu Aqla se convirtió en una celebridad periodista a tal escala después de su muerte? ¿Por qué solo se lleva a cabo una investigación exhaustiva sobre la identidad del tirador que accidentalmente la lastimó, y por qué su funeral se cubrió con tanta intensidad? Porque cuando se busca en Google los nombres de la mayoría de los periodistas muertos, se obtiene decenas de miles de resultados en el mejor de los casos, mientras que una búsqueda del nombre de la difunta periodista Al-Jazeera arroja 27 millones de resultados. Uno puede preguntarse si esto se debe a la existencia de una enorme audiencia musulmana en el mundo, o al deseo de complacer a una audiencia pro-palestina (o una audiencia antisemita de una forma u otra), a lo que también es difícil de responder con claridad. Lo que está claro, más allá de cualquier duda, es que actualmente hay un enfoque mediático muy excesivo sobre Israel. En esto es lo que tenemos que centrarnos.

La Unión Europea define el antisemitismo como una percepción de odio hacia los judíos, su comunidad y sus instituciones, así como una crítica al Estado de Israel en un nivel desproporcionado con respecto a la crítica a otros países. El caso de Abu Aqla demostró claramente la existencia de una sobrecrítica a Israel y esa sobre cobertura es la muestra, ya que de lo contrario la actitud hacia Abu Aqla no habría sido muy diferente de la actitud hacia otros periodistas que encontraron sus trágicas muertes sobre el terreno.

Nuestro trabajo es reducir significativamente el enfoque excesivo hacia nosotros y hacia el conflicto. La crítica está bien, la obsesión y el descuido no lo es. La crítica legítima a Israel es la única que existe en la misma medida con respecto a otros países y pueblos. El subtexto claro de la sobre cobertura es que las acciones de Israel son las peores del mundo, y nuestro objetivo es devolver esa cobertura excesiva a sus proporciones. La obsesión negativa con las acciones de un individuo o de un grupo conlleva consecuencias. Es fácil dejarse llevar por el espíritu de una propaganda “justa” y, en el camino, olvidar que esta “justicia” puede convertirse fácilmente en una campaña de odio. Por un lado, vemos claramente cómo la propaganda aparentemente pro-palestina sirve en última instancia para mostrar la definición de antisemitismo aunque, por otro lado, nos perdemos las consecuencias de llevar a los grupos israelíes a un odio ardiente hacia otros grupos israelíes.

Este odio ha ido más allá de los límites del buen gusto desde hace años, pero recientemente nos ha llevado a reinos delirantes y percepciones radicales de “justicia” que deberían servir para justificar cualquier comportamiento. El nivel de abuso del estatus de los miembros de la Knesset, por ejemplo, se ha vuelto insoportable. Uno que, simplemente, no podemos seguir conteniendo. Después de una semana en la que Ofer Kasif golpeó a un policía, y Ahmad Tibi (ambos diputados) ayudó a escapar a un sospechoso de la policía, e incluso ambos se negaron a disculparse, está bastante claro que no merecen inmunidad. Con todo respeto al derecho al voto. Esto, por supuesto, también incluye a Itamar Ben Gvir (diputado de extrema derecha), quien nunca ha servido en el ejército, pero arremete contra el Shabak en lugar de obedecer sus instrucciones. No todo está permitido.

Tal vez esta situación se generó porque nuestros medios de comunicación se centran mayoritariamente en los insultos, las maldiciones e incitaciones. Las declaraciones moderadas no le interesan lo suficiente. Pero eso no es una excusa. La viuda del difunto combatiente de las FDI Noam Raz dijo muchas cosas importantes esta semana al primer ministro Naftali Bennett, quien vino a consolarla, pero solo la dura frase que ella le dijo encontró el camino hacia la fama. Incluso después de que dijo que las publicaciones fueron sacadas de contexto, nadie la citó.

La conducta de los medios extranjeros hacia nosotros crea una atmósfera explosiva en relación hacia Israel, pero nuestra conducta interna también crea una atmósfera destructiva. Cuando existe tal atmósfera, todo lo que se necesita es un psíquico que llevará el tema un paso más allá. Sabemos despreciar a nuestros enemigos por la falsa incitación que difunden, y fácilmente señalamos la clara conexión entre la porquería que sale de la boca de Yahya Senwar y algún desquiciado mental de los territorios que sale a matar judíos con un hacha. Entonces, ¿cómo es que nos cuesta darnos cuenta de que nosotros también hemos sido arrastrados hacia allí? También tenemos márgenes problemáticos, y también tenemos espacios conmovedores. El exceso de provocaciones no les afecta para nada, ya sea que estén ansiosos de que los rabinos los animen a venir a Meron violando las normas de seguridad, ya sean árabes que están convencidos de que les están robando la mezquita de Al-Aqsa, o si son solo izquierdistas confundidos.

Una vez que estemos de acuerdo en eso, será posible hablar de todo lo demás.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.