Así como cohetes desde Gaza son disparados contra Israel, también disparan misiles desde los medios de comunicación – Por Melanie Phillips

Detrás de la hostilidad occidental hacia Israel y la indiferencia hacia Irán se encuentra una explicación funesta. Sabemos que viene. Podemos escribir un guion por adelantado. Sin embargo, nunca deja de enfermar y conmocionar lo que sucede.

Esta semana, Israel se vio obligada, una vez más, a emprender acciones militares para defenderse de ataques cada vez más mortíferos. Como siempre, los medios occidentales presentaron esto como si Israel se despertara por la mañana y decidiera bombardear Gaza a través de una insaciable sed de violencia. Una vez más, dichos medios omitieron o restaron importancia al contexto crucial de esta acción militar. Una vez más, las preguntas formuladas por algunos entrevistadores se enmarcaron a través de un prisma maliciosamente distorsionado.

El elemento más notable de los ataques de Israel en Gaza esta semana ha sido su precisión milimétrica y las limitadas muertes colaterales de civiles. Los ataques aéreos israelíes mataron a tres altos miembros de la Yihad Islámica Palestina (PIJ) en ataques simultáneos en sus apartamentos. Posteriormente, se dispararon cientos de cohetes desde Gaza hacia el sur de Israel.

Los bombarderos israelíes atacaron más tarde los sitios de lanzamiento de cohetes y morteros de PIJ. Otro ataque mató al jefe de la fuerza de lanzamiento de cohetes de la PIJ en su apartamento, junto con otros dos agentes de la PIJ. Más tarde ese mismo día, otro ataque mató a su adjunto.

Como señaló The Spectator, el programa Newsday del Servicio Mundial de la BBC omitió un contexto crucial. El miércoles por la mañana, informó que funcionarios palestinos dijeron: “Dos jóvenes murieron durante una incursión nocturna del ejército israelí cerca de Jenin… horas después de que Israel llevara a cabo ataques aéreos en Gaza, contra comandantes militantes. Quince personas murieron, incluidos diez civiles. El primer ministro de Israel, Binyamín Netanyahu, advirtió a los militantes palestinos que cualquier represalia se encontraría con una respuesta aplastante”. Como señaló el periodista israelí Lahav Harkov al presentador de Newsday, el informe no decía que la operación en Jenin siguió al comienzo del bombardeo de cohetes desde Gaza y que los “dos jóvenes” habían estado disparando contra soldados israelíes.

Lo peor, sin embargo, estaba por llegar. Si la operación tenía como objetivo a PIJ y diez civiles ahora estaban muertos, dijo el presentador, ¿reveló esto “dónde está el proceso de pensamiento del Sr. Netanyahu y el gobierno de coalición y el liderazgo en este momento?”

A partir de esa pregunta, pudimos ver la suposición de este presentador de que el primer ministro de Israel y sus socios de la coalición estaban motivados por el deseo de matar a civiles árabes palestinos inocentes. Este no era solo un prejuicio malévolo y retorcido —de un periodista de la BBC supuestamente objetivo— sino que se contradecía directamente con la notable precisión de los ataques aéreos israelíes.

Si bien los apartamentos de los terroristas objetivo fueron destruidos, los edificios permanecieron en gran parte intactos y los daños se limitaron a los apartamentos contiguos.

En el momento de redactar este informe, unos 25 habitantes de Gaza han muerto, de los cuales al menos diez eran civiles, algunos de ellos familiares de los terroristas atacados y otros que vivían al lado o en la planta baja.

La muerte de cualquier civil es de lamentar. Sin embargo, mientras PIJ y Hamás ponen deliberadamente en peligro a sus civiles, Israel hace todo lo posible para evitar matarlos. Ningún otro país del mundo se esfuerza tanto por hacerlo.

En Twitter, las FDI publicaron imágenes de video que mostraban a un piloto de la IAF abortando un ataque contra un objetivo de PIJ cuando se vieron dos niños cerca. Sin embargo, en lugar de notar la maravilla tecnológica y el ejemplo moral de tal precisión militar única, los periodistas insinuaron que Israel estaba involucrado en una matanza imprudente.

Los ataques con cohetes de Gaza son un doble crimen de guerra. Apuntan a civiles israelíes mientras usan a la población de Gaza como rehenes y escudos humanos. Según los informes, más de 100 cohetes fallaron y cayeron dentro de Gaza, e Israel afirmó que mataron a cuatro personas, incluidos tres niños. Sin embargo, un entrevistador de CNN sugirió que Israel tiene “la obligación de esquivar” a los civiles de Gaza utilizados como escudos humanos y afirmó que Israel atacó a los civiles.

En su cobertura de Israel, muchos periodistas occidentales se comportan como ovejas siguiendo la narrativa occidental dominante. Esta narrativa sostiene que Israel es un estado canalla que pisotea el derecho internacional, está ebrio de poder militar y se comporta con una imprudente falta de preocupación por la vida palestina.

Los medios, por tanto, parten de una posición previa mentirosa, de distorsión y malevolencia. Como resultado, no plantea la cuestión realmente importante de si operaciones tan limitadas y precisas son adecuadas para la situación en la que se encuentra Israel.

La estrategia de Israel es “cortar el césped”: lidiar con los ataques terroristas cuando ocurren y luego repetir el ejercicio una y otra vez. Es posible que esto ya no sea apropiado.

Nada sucede en Gaza sin el permiso de Hamás. Esta semana, sin embargo, Hamás se mantuvo al margen de la refriega mientras permitía tácitamente a PIJ lanzar sus bombardeos de cohetes. Según se informa, Hamás tiene una nueva estrategia. Esto es para evitar que Israel corte el césped en Gaza mientras el grupo terrorista exporta su aparato de guerra a los territorios en disputa de Judea y Samaria.

Esto cambiaría el área objetivo de las comunidades del sur de Israel a su corazón geográfico. Con el mismo objetivo, uno de los comandantes de la PIJ asesinados por Israel había estado creando una célula de construcción de lanzacohetes en los territorios en disputa (Cisjordania).

Detrás de todo esto está Irán, que busca atrapar a Israel a través de un movimiento de pinzas que lo atacaría simultáneamente desde el Líbano, Gaza y los territorios en disputa. Se ha establecido un centro neurálgico en Beirut que reúne al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, Hezbolá, PIJ y Hamás, que el mes pasado disparó 34 cohetes contra Israel desde el sur del Líbano.

Alimentar la capacidad de Irán para avanzar en sus objetivos infernales es la estrategia incomprensiblemente incoherente de Estados Unidos en Oriente Medio. El mes pasado, Estados Unidos desplegó un submarino de misiles guiados en Oriente Medio como advertencia a Irán. Sin embargo, Estados Unidos se ha negado persistentemente a tomar las medidas apropiadas en respuesta a la agresión iraní.

Peor aún, EE.UU. incluso ahora espera llegar a un acuerdo con Teherán sobre su programa de armas nucleares, lo que facilitaría un arma nuclear iraní después de, en el mejor de los casos, un retraso limitado y canalizaría miles de millones en alivio de sanciones a las arcas del régimen.

Mientras tanto, el resto de Occidente parece indiferente a la amenaza iraní. Aunque el régimen ha estado en guerra con Occidente desde que llegó al poder en 1979, parece haber una creencia generalizada de que el único objetivo en la mira de Irán es Israel.

Esto se encuentra en gran medida con la indiferencia occidental. Entonces, como muchos se han preguntado durante mucho tiempo, ¿por qué Occidente es tan hostil a la existencia misma de Israel?

Una respuesta es el nuevo antisemitismo, con el odio irracional hacia los judíos replicado exactamente en el odio irracional hacia el judío colectivo en Israel. Otra razón es que Israel es considerado fundamentalmente ilegítimo por aquellos que son profundamente ignorantes de la historia judía y del Medio Oriente.

Sin embargo, si esta hostilidad hacia Israel se pone junto con la negativa a reconocer la terrible amenaza que Irán representa para Occidente, se sugiere una explicación aún más siniestra.

Consciente o inconscientemente, Occidente espera que Israel haga el trabajo sucio por él. Asume que Israel tratará con Irán por sí mismo porque ese es el tipo de cosas que hace Israel. Las hazañas militares de Israel son ciertamente legendarias. Pero hay buenas razones para pensar que no puede acabar con la amenaza iraní por sí sola.

Lo que es más importante, cualquier ataque contra Irán conlleva el riesgo muy real de ataques simultáneos y devastadores contra Israel desde las 150.000 baterías de cohetes en el Líbano dirigidas a todo el país, misiles desde Gaza y la infraestructura de asesinatos en masa en los territorios en disputa.

Y aquí está el pensamiento más terrible de todos. La perspectiva de una carnicería generalizada en Israel no preocupa a Occidente porque, según su forma de pensar, el papel histórico de los judíos es morir en grandes cantidades.

Entonces Occidente los elogiará, derramará lágrimas de cocodrilo sobre ellos y sentimentalizará su memoria. Mientras que Occidente se niega a tolerar la idea del poder judío, y siempre satanizará a Israel por usarlo para defender vidas israelíes, lo que ama son los judíos muertos.

¿Duro? Ciertamente. Pero mucho más duro y aterrador para Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.