Aprovecha el día, termina el conflicto – Por Yossi Beilin (Israel Hayom)

Las relaciones entre las administraciones israelí y estadounidense son actualmente bastante cercanas. Esto fue claramente evidente en el lenguaje corporal del presidente estadounidense Donald Trump y del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Davos la semana pasada, cuando ambos se encontraron en el Foro Económico Mundial.

Incluso si sus puntos de vista sobre el conflicto israelo-palestino no son idénticos, e incluso si ambos saben que hay un precio que pagar por su cercanía, es imperativo que esto se aproveche para los esfuerzos diplomáticos en los próximos dos años. Cada día que pasa sin tratar de cambiar la situación actual es un día perdido.

Los israelíes y los estadounidenses difieren en sus actitudes hacia la solución de dos estados, hacia el socio negociador palestino, hacia la construcción de asentamientos, y hacia la probabilidad de un acuerdo de paz permanente en este momento. Trump reitera que espera ciertas concesiones que el gobierno de Netanyahu no estará encantado.

El costo de esta estrecha relación es claro: Israel se identifica con Trump y su administración más que con cualquier otro estado en el mundo. Los judíos estadounidenses, sin embargo, en su mayoría no están de acuerdo con muchas de las políticas de Trump. La mayoría votan por el Partido Demócrata y sus candidatos, y se definen a sí mismos como liberales. El apoyo del gobierno israelí a Trump abrió una brecha entre muchos judíos estadounidenses e Israel. Este apoyo también distancia al Partido Demócrata de Israel. Una encuesta reciente del Centro de Investigación Pew encontró una brecha del 50% entre el amplio respaldo republicano y la disminución del apoyo demócrata a Israel. Es probable que paguemos un alto precio por esto si una de las cámaras del Congreso voltea el próximo noviembre y los demócratas ganan la mayoría, o si un demócrata gana la presidencia en los próximos años.

Dado que Israel ya está pagando el precio de un fuerte apoyo estadounidense, el gobierno israelí debería preguntarse cómo maximizar los beneficios. Tristemente, los esfuerzos actualmente se centran principalmente en “manejar” el conflicto en lugar de resolverlo, esencialmente manteniendo el status quo, y aplaudiendo cada comentario positivo sobre Israel y el pueblo judío. Con el debido respeto a las observaciones positivas, no son suficientes para garantizar que Israel siga siendo un estado judío y democrático en el futuro, algo que debería ser la principal prioridad de Israel.

Netanyahu conoce bien el peligro demográfico. Con frecuencia dice que no quiere que Israel se convierta en un estado binacional. Fue por una buena razón que retrocedió en su fuerte oposición al establecimiento de un estado palestino e incluso fue tan lejos como para apoyar públicamente la solución de dos estados en su discurso de junio de 2009 en la Universidad Bar-Ilan. Entiende que el problema solo empeorará, y no importa cuánto manipule los números, nada cambiará los hechos. Algo se tiene que hacer.

No le gustó la forma en que la administración Obama trató el tema, y ​​lo consideró parcial en favor del lado palestino.

Sin embargo, si realmente cree que la administración Trump es la administración estadounidense más amigable hacia Israel en la historia, es su deber aprovecharla al máximo y avanzar con ella en nuestros intereses nacionales.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.