Antisemitismo bajo cobertura intelectual – Por Avi Becker (Haaretz – Artículo del 2002)

Los incidentes antisemitas en Europa fueron reemplazados por una sofisticada y peligrosa campaña de incitación.

La disminución de incidentes antisemitas violentos en Europa y en el extranjero (2002) en los últimos meses podría ser engañosa. Frente a las críticas internacionales, especialmente de los Estados Unidos, varios gobiernos europeos han tomado fuertes medidas coercitivas, actualmente previniendo estallidos violentos contra judíos.

Intelectuales y activistas de derechos humanos están tratando de explicar que el acoso de judíos y el terrorismo contra Israel son culpa de Israel. Se trata de una interpretación que combina la deslegitimación del Estado de Israel con estereotipos y motivos antisemitas tradicionales. Bajo cualquier criterio objetivo, es una ola de antisemitismo que no se ha visto desde la Segunda Guerra Mundial, y es difícil ubicar un sentido de responsabilidad en los estadistas e intelectuales. El efecto acumulativo de la violencia contra los judíos, expresiones de odio que incluyen gritos de “muerte a los judíos” en las calles y campus de Europa y de todo el mundo, junto con un silencio atronador o explicaciones enrevesadas que culpan a Israel de lo que está sucediendo, caracterizan a los llamados “Nuevo antisemitismo”.

El clamor por el declive moral de los intelectuales fue expresado recientemente por el presidente de la Universidad de Harvard, Larry Summers, quien fue secretario del Tesoro en la administración de Bill Clinton. Summers se definió a sí mismo en su discurso de apertura como un judío inactivo que nunca había conocido el antisemitismo en su vida. En el pasado, explicó Summers, ha rechazado sistemáticamente los intentos de evitar la crítica fáctica de Israel con el pretexto del antisemitismo. Pero hoy, explicó, el antisemitismo ya no es el dominio de los estratos más bajos de partidarios de la extrema derecha, sino que está echando raíces entre los intelectuales ilustrados, cuyo enfoque antiisraelí se caracteriza por la actividad antisemita. Summers demostró esto en el movimiento en ascenso por un boicot económico y académico de Israel, al hacer la vista gorda deliberadamente a la recaudación de fondos en los campus para financiar organizaciones terroristas que trabajan contra Israel y a las manifestaciones de izquierda que condenan a Israel y comparan a Ariel Sharon con Adolf Hitler.

En París, hace unos meses, el intelectual judío Alan Finkelkraut advirtió que el antisemitismo francés manifiesto era ahora dominio de la extrema izquierda y no de Jean-Marie Le Pen y sus partidarios de derecha. Y en las campañas electorales en Francia, Alemania y Dinamarca, se utilizaron expresiones antiisraelíes y antisemitas, para apelar a los oscuros instintos racistas de las masas.

Un análisis de hechos antisemitas demuestra la simbiosis que existe entre las acciones de matones violentos y la atmósfera en los círculos intelectuales y los medios de comunicación. La celebración antisemita de la Conferencia de las Naciones Unidas contra el Racismo en Durban Sudáfrica en septiembre de 2001 fue una inscripción en la pared, de la que no se aprendieron lecciones. Incluso las organizaciones de derechos humanos y el ACNUR aún no han considerado apropiado disculparse o volver a examinar el libelo de sangre que circularon tras la operación de las FDI en Jenín, que provocó el estallido de una gran ola de incidentes antisemitas.

Este es el ambiente que actualmente alimenta el debate público en Europa. Bajo la dirección de Siria, un país pro-terrorismo que se ha desempeñado como presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, Europa está lista para ignorar la definición de los responsables del terrorismo asesino y condenar solo a Israel, proporcionando la justificación para matar judíos-israelíes.

El nuevo antisemitismo creó un eclipse de luminarias y una distorsión de conceptos. La alianza impía de elementos de izquierda en Europa y las tropas de académicos e intelectuales, con el fundamentalismo y el terrorismo musulmán, ponen en peligro a Israel y a los judíos y amenazan la resistencia moral de la cultura occidental.

El Dr. Becker es el Secretario General del Congreso Judío Mundial.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.