Aliados del antisemitismo en Alemania – Por Dr. Manfred Gerstenfeld (BESA)

RESUMEN: Mucha gente que no es antisemita son, no obstante, sus aliados. Esto puede verse claramente en Alemania, que tiene a encubridores y minimizadores del tema sobre antisemitismo, así como también a gente que desea despedir del cargo al comisionado nacional para el antisemitismo. También existen alemanes que afirman falsamente que el movimiento BDS no es antisemita, así como también existen aquellos que desean que el país declare inválida la definición de antisemitismo propuesta por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IRHA), en particular la parte dedicada a Israel.

Parte del desafío al debate sobre el tema del antisemitismo es su gran multiplicidad de aspectos. Uno no puede simplemente calificar un acto específico de acuerdo con la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IRHA) para determinar si es o no antisemita. La definición dada por la IRHA, la cual requirió el acuerdo de más de 30 países occidentales y fue aceptada por la Junta Directiva de la IRHA en el año 2016, fue un logro importante, pero cubre solo algunas de las muchas manifestaciones del antisemitismo.

El anterior presidente del Partido Laborista británico Jeremy Corbyn llamó de “hermanos” y “amigos” a las organizaciones antisemitas genocidas Hamas y Hezbollah. Si bien estas declaraciones fueron expresiones de un antisemitismo extremista, no están cubiertas por la definición de la IRHA. Muchos otros actos antisemitas no entran dentro de esta definición. El texto de la IRHA tenía que ser breve, con un número limitado de ejemplos. Es muy probable que sus proponentes no imaginaran que algún destacado político occidental se identificaría abiertamente con grupos de antisemitas genocidas.

Sin embargo, muchos que no son antisemitas son sin embargo sus aliados. Esto puede verse mucho más fácilmente en Alemania. Los problemas de antisemitismo que ya se encontraban presentes en la sociedad se han incrementado en demasía desde la política de acogida a inmigrantes del 2015, ya que muchos de los que llegaron a Alemania desde el mundo musulmán son de hecho antisemitas.

La canciller Angela Merkel es la principal importadora de antisemitas a Europa Occidental. Un resultado indirecto de su política migratoria de puertas abiertas fue el crecimiento que tuvo el partido de derecha AfD, que posee un ala extremista que tiene a muchas figuras problemáticas.

Los aliados del antisemitismo en Alemania clasifican dentro de una variedad de títulos. Un subconjunto importante son aquellos que encubren a antisemitas, actos antisemitas o ambos. Un caso a comienzos de este año fue el caso Achille Mbembe. Este filósofo nacido en Camerún enseña en la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo. Mbembe fue invitado a ser el orador principal en la Ruhr Triennale, un importante festival de música y cultura que iba a tener lugar este verano (pero fue cancelado debido a la pandemia del coronavirus).

Luego de su invitación se supo que Mbembe era un extremista y antisemita incitador anti-israelí. El periodista alemán Alan Posener demostraría más tarde que Mbembe es partidario a la anti-iluminación, minimizador de la democracia y pesimista radical. Más información surgió acerca de las posturas y el comportamiento antisemita de Mbembe incluso después de cancelarse el evento al que había sido invitado.

Muchos intelectuales en Alemania y en el extranjero, incluso en Israel y África, encubrieron el antisemitismo de Mbembe. Entre los firmantes de una de las cartas abiertas escritas en defensa de Mbembe estaba Wolfgang Benz, quien fue director del Centro de Investigación sobre Antisemitismo en la Universidad Técnica de Berlín entre los años 1990 y 2011.

En un artículo, Mbembe demostró por si mismo ser un mentiroso, ya que afirmó falsamente que había sido atacado por ser de piel negra. También afirmó que sus atacantes eran de la extrema derecha, lo cual no era cierto. La mayor parte de las críticas hacia Mbembe provienen de escritores convencionales.

En este debate apareció una segunda categoría de aliados de los antisemitas. No solo encubrieron a Mbembe, sino que también exigieron que el gobierno alemán despidiera al comisionado nacional encargado del tema antisemitismo Felix Klein. Al comienzo del debate, Klein llamó a Mbembe antisemita, una acusación precisa cuando Klein la hizo y luego fue respaldada con información adicional.

Para combatir el desenfrenado antisemitismo en el país, el gobierno alemán nombró a Klein a mediados del año 2018 como su primer comisionado nacional al tema del antisemitismo. Este ha realizado un trabajo extraordinario al denunciar muchos aspectos del antisemitismo en Alemania. La eliminación de tal figura clave sería de gran ayuda para los antisemitas y sus aliados. Cuando Klein fue atacado, recibió mucho apoyo de organizaciones alemanas y del extranjero.

Esta categoría mucho más agresiva de aliados a los antisemitas incluye a instructores judíos en universidades israelíes y estadounidenses, así como también artistas judíos, muchos de ellos conocidos masoquistas judíos. Estos le escribieron al Ministro del Interior alemán Horst Seehofer alegando que Mbembe no era antisemita, que el movimiento BDS no es antisemita y que el comisionado nacional al tema del antisemitismo Felix Klein debería ser despedido.

El 17 de mayo, el Bundestag adoptó una moción en el que equiparaba el movimiento BDS con el antisemitismo. En respuesta, 240 académicos judíos e israelíes escribieron una carta rechazando esta comparación. Estos le pidieron al gobierno alemán que no respaldara la moción y que protegiera la libertad de expresión que, según dijeron, estaba siendo atacada. Era una carta por la que los antisemitas alemanes podían regocijarse.

Una nueva expresión creada por los aliados de los antisemitas ocurrió este año, cuando apareció un libro titulado: El conflicto del antisemitismo: La afirmación sobre el poder de interpretar y los intereses políticos. Su editor fue el ya mencionado Wolfgang Benz. El libro afirma que el antisemitismo debe ser abordado junto a la lucha contra el racismo. Este argumento debilita la lucha en contra del antisemitismo, ya que las historias sobre antisemitismo y racismo son totalmente diferentes.

El libro afirma que el movimiento BDS es marginal y su único objetivo es poner fin a la llamada ocupación israelí de los territorios palestinos. Sin embargo, es bien sabido que algunos grupos dentro del movimiento BDS llaman a la violencia, promueven el antisemitismo y poseen vínculos con organizaciones terroristas.

La expresión peyorativa “Du Jude”, o “tú, judío”, se encuentra muy esparcida en Alemania, pero el libro afirma que la expresión no es necesariamente antisemita. Este es un ejemplo típico de como minimizar el antisemitismo.

Otro medio de ayudar a los antisemitas es atacar la definición de antisemitismo propuesta por la IRHA. Si bien la definición no es perfecta, fue un importante paso en avanzar en la batalla contra el odio hacia los judíos. Su existencia es inconveniente para muchos antisemitas, ya que obstaculiza su libertad para incitar. Por lo tanto, ellos y sus aliados se han propuesto atacar su validez. Una afirmación común es que la definición de antisemitismo no debería incluir ataques en contra de Israel.

Los antisemitas y sus aliados a menudo dicen que la definición propuesta por la IRHA evita las críticas al estado judío, pero esto es totalmente falso. La IRHA define lo siguiente como caracterización del antisemitismo:

  • Negarle al pueblo judío el derecho a su propia auto-determinación, por ejemplo, al afirmar que la existencia del Estado de Israel es un esfuerzo racista, aplicando un doble discurso al exigirle un comportamiento no esperado o exigido a cualquier otra nación democrática, utilizar símbolos y imágenes asociadas con el antisemitismo clásico (por ejemplo, afirmaciones de que los judíos asesinaron a Jesús o el libelo de sangre) para caracterizar a Israel o al israelismo, comparar la política israelí contemporánea con la de los nazis y aplicar el doble discurso al exigirle un comportamiento no esperado o exigido a cualquier otra nación democrática.

En agosto del 2020, 60 intelectuales y artistas alemanes e israelíes le enviaron una carta abierta a la canciller Merkel acusando a Klein de suprimir el debate y amordazar críticas dirigidas al gobierno israelí. Benz fue uno de sus firmantes. Klein señaló que ninguno de los firmantes de la carta que le ataca actuó cuando el gobierno alemán adoptó la definición laboral sobre antisemitismo propuesta por la IRHA en el año 2017.

El experto alemán en el tema del antisemitismo Gunther Jikeli señaló que esta carta era un intento de escandalizar la acusación de antisemitismo en lugar de tomarlo como tal. Este señaló que muchos de los firmantes de la carta anti-Klein han declarado sus críticas a Israel en el pasado.

La académica en el tema sobre el antisemitismo Monika Schwarz-Friesel reaccionó ante la carta de los 60 intelectuales afirmando que existe un clima de temor en Alemania – y no entre los intelectuales de izquierda, sino entre los judíos. La narrativa anti-israelí en el país es agresiva y las voces pro-israelíes o incluso neutrales hacia Israel están desacreditadas.

Para exponer la manera estridente y pseudo-moral de los aliados al antisemitismo, basta con hacerse una simple pregunta. ¿Cuánto han publicado esta gente en los últimos años sobre la cultura de muerte que impregna a la sociedad palestina: la promoción del genocidio por parte de Hamás, las recompensas otorgadas a los asesinos palestinos por la Autoridad Palestina, y así sucesivamente?

Consideren a Wolfgang Benz una vez más. En el año 2014, este afirmó en una entrevista con el diario Die Zeit que el antisemitismo no aumentó en Alemania. Este hizo tal afirmación a pesar de los ataques contra judíos y lugares judíos durante la operación defensa de Israel en Gaza.

En el 2018, dos jóvenes bajaron una bandera israelí e intentaron quemarla (sin éxito). El mayor diario alemán Bild, tomó esta situación como evidencias de un antisemitismo musulmán. Benz reaccionó diciendo: “Remover banderas israelíes en la calle no te hace antisemita”.

En una entrevista dada en el año 2019 Benz dijo lo siguiente sobre los palestinos: “La empatía por la población civil de la Palestina ocupada no es antisemitismo”. Este no consideró necesario mencionar las corrientes genocidas de los palestinos y la glorificación al asesinato de ciudadanos israelíes, incluyendo a civiles. Benz también expresó la afirmación del encubridor de que cualquiera que considerara antisemita al movimiento de boicot era simplemente un fanático incapaz de emitir ningún juicio objetivo.

En el 2019, Benz reafirmo que el antisemitismo en Alemania no había aumentado en los últimos años. El comisionado sobre antisemitismo en la comunidad judía de Berlín Sigmount Königsberg, respondió acusando a Benz de haberse convertido de un investigador en el tema sobre antisemitismo en un encubridor del antisemitismo.

En una entrevista dada en el 2020, Benz afirmó que “el 95% de los crímenes de odio en contra de los judíos fueron perpetrados por derechistas y no por aquellos recién llegados al país”. Es impensable que Benz, el experto en antisemitismo, no sepa que estas estadísticas alemanas han sido manipuladas. En la mitad de los incidentes antisemitas, se desconoce la identidad de los perpetradores. Las autoridades asumen que todos pertenecen a la derecha.

El gobierno israelí nunca ha considerado oportuno crear un organismo de carácter profesional para combatir la propaganda en su contra alrededor del mundo. Por lo tanto, la batalla contra las formas más sofisticadas de anti-israelismo agresivo se les deja a unos cuantos individuos. Estos hacen lo que pueden, pero todo esto debe hacerse como parte de un esfuerzo nacional.

 

 

 

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado sénior en el Centro BESA, ex-presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén y autor del libro La guerra de un millón de cortes. Entre sus honores recibido están el Premio León Internacional de Judá 2019 otorgado por el Instituto Canadiense de Investigación Judía, rindiéndole homenaje como la principal autoridad internacional en el tema del antisemitismo contemporáneo.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.