Al interpretar mal la realidad, a los palestinos se les fue la mano – Por Oded Granot (Israel Hayom)

La escritura estaba ya estaba grabada en la pared, pero Ramallah y Gaza se negaron a verla. Durante décadas, los palestinos esperaban que el mundo forzaría un acuerdo sobre Israel que nos rompería, pero al final, el mundo se cansó y el líder de la AP, Abbas, se quedó atrapado con el Hamás. La respuesta árabe al “acuerdo del siglo” ha dejado a los palestinos en estado de shock.

Los palestinos se apresuraron a menospreciar el “acuerdo del siglo” de Trump calificándolo de “el insulto del siglo”, pero niegan profundamente su participación en su creación. Sus grandes expectativas, acumuladas a lo largo de las décadas, que habría un plan internacional que obligaría a Israel a un estado palestino soberano en toda Cisjordania, con un retorno masivo de refugiados que destrozaría los cimientos del estado sionista, todos estos sueños se evaporaron instantáneamente, usurpado en su lugar por otro plan que ven como el peor resultado posible.

Hay que reconocer que la obstinada adhesión de los palestinos a lo largo de los años a sus demandas y su negativa a comprometerse con las “condiciones mínimas” probablemente se basaron en dos pilares sólidos: El apoyo de la comunidad internacional, en particular, el campo pro-árabe en las Naciones Unidas y el fuerte respaldo que recibieron de los estados árabes. Esta semana se dieron cuenta, para su mayor desesperación, que estos pilares se habían derrumbado, o al menos habían desarrollado grietas profundas.

¿Cómo demonios había pasado la Unión Europea de ser vista por los palestinos como un “factor de equilibrio” frente a un “gobierno estadounidense pro israelí”, para recibir de repente el plan de Trump y no levantarse contra él? ¿Y por qué demonios los líderes europeos no se apresuran a respaldar las declaraciones de la comunidad internacional que se han convertido en el principal refugio de los palestinos?, ¿Y qué ha provocado el cambio dramático en la posición del bloque árabe, solo 73 años después de que enviaron a sus ejércitos para bloquear la implementación del “plan de partición” para dos estados, un plan que era terrible y peligroso para Israel? En cambio, esta semana, enviaron a tres de sus embajadores a la Casa Blanca para la presentación de un plan de partición que es maravilloso para Israel y aparentemente terrible para los palestinos.

Si no estuvieran tan comprometidos con su falsa perspectiva, los palestinos se darían cuenta que el cambio en la posición árabe no es tan dramático o repentino, sino más bien el resultado de un cambio gradual.

En Jartum, Sudán, en 1967, se decidió que nunca habría un reconocimiento árabe de Israel, ni paz, ni negociaciones. Pero en Beirut en 2002, se decidió que una retirada israelí de Cisjordania y una solución para el problema de los refugiados provocarían el fin del conflicto con el mundo árabe, lo que llevaría a la paz y la normalización total de los lazos. Y en los últimos años, incluso antes de la formulación del acuerdo del siglo, algunos estados árabes del bloque sunita comenzaron a normalizar su relación con Israel “debajo de la mesa”.

Los europeos habían tenido suficiente, pero no estaban solos. El conflicto israelí-palestino es una espina en el costado de la mayoría de los estados árabes, que se enfrentan a problemas extremadamente difíciles. Aunque solo tres embajadores árabes estuvieron presentes en la ceremonia de la Casa Blanca, muchos de los líderes del bloque sunita creen que ahora Israel ha aceptado el principio de dos estados, incluso si esas condiciones son menos ventajosas para los palestinos, el presidente Mahmoud Abbas debe poner fin a su boicot e inmediatamente volver a entrar en conversaciones con los estadounidenses.

Este fin de semana, los ministros de Asuntos Exteriores árabes se reunirán para una reunión de emergencia a instancias de Abbas. Los discursos públicos aún pueden expresar su apoyo a la posición palestina. Pero detrás de escena, se le aconsejará avanzar hacia una solución y alejarse de la idea de un conflicto armado que Hamás defenderá en sus reuniones con la delegación que Abbas decidió enviar a Gaza “por el bien de la unidad” en este momento de gran emergencia para el pueblo palestino.

Leyendo entre líneas, parece que Estados Unidos hizo un esfuerzo considerable para preparar el terreno con los estados árabes moderados antes de la publicación del plan. El hecho de que el Príncipe Heredero de Arabia Saudita trató de convencer a Abbas de que “no sería un desastre” si la capital palestina se encuentra en Abu Dis (como informamos aquí exclusivamente por primera vez) muestra que estuvo al menos en algunas de las detalles del trato.

Sin embargo, a pesar de los intentos de algunos líderes árabes de convencerlos de lo contrario, parece poco probable que haya un socio palestino para implementar el plan de paz de Trump en el corto plazo. Israel haría bien en llamar a los palestinos a entablar negociaciones sobre el plan, a pesar de la oposición decidida de Abbas, y además, tomar medidas para aplacar al rey jordano que apoya la idea de la soberanía israelí sobre el Valle del Jordán en su corazón, pero está profundamente perturbado por las posibles implicaciones de tal movimiento en la estabilidad de su reino.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.