A la Autoridad Palestina no le interesan las “zanahorias económicas” – Por Prof. Eyal Zisser (Israel Hayom)

Sus comportamientos, a lo largo de los años, nos enseñan que la estabilidad o el desarrollo económico no encabezan su lista de prioridades, y que una situación de volatilidad y angustia constante sirve mejor a sus objetivos nacionales y políticos.

En la víspera del taller económico patrocinado por Estados Unidos en Bahrein, la administración estadounidense reveló partes de su plan de paz en Oriente Medio durante este fin de semana, destacadas por una propuesta de inversión e infraestructura palestina de 50.000 millones de dólares. La mitad de los fondos se destinarían a Judea y Samaria y Gaza; y la otra mitad para proyectos económicos en países árabes vecinos, particularmente Egipto y Jordania.

Algunos de los proyectos mencionados nos recuerdan propuestas anteriores, como un ferrocarril y una carretera que conectan Gaza con Judea y Samaria; o la construcción de plantas manufactureras, cuyos tipos los palestinos ya han quemado y destruido en episodios anteriores de violencia en las últimas décadas.

El diablo, sin embargo, está en los detalles. De hecho, un examen más completo del plan económico propuesto por los estadounidenses plantea dudas sobre su viabilidad. No está del todo claro, por ejemplo, de dónde vendrá el dinero. Los estadounidenses esperan que los emiratos del Golfo Pérsico hagan una donación generosa, pero estos países tienen la reputación de ser rápidos para prometer dinero, ya sea en nombre de los palestinos u otros problemas regionales, sin realmente cumplir.

En cualquier caso, se espera que la meta de 50 mil millones de dólares se cumpla en un período de 10 años. Y si bien esto significa 5 mil millones por año, una cantidad mucho menor para estar seguros, todavía no podemos estar seguros de que los estadounidenses podrán recaudarlo.

A pesar de todo esto, debemos tener en cuenta que la parte económica del plan depende completamente de la capacidad de hacer avances diplomáticos. No hace falta decir, por lo tanto, que mientras la situación de seguridad de Israel siga siendo tenue y mientras Hamás continúe gobernando la Franja de Gaza, la capacidad de promover iniciativas económicas es limitada o casi nula.

Estos detalles, sin embargo, no interesan a los palestinos. Los palestinos ya han decidido rechazar totalmente el plan estadounidense, junto con todos los intentos árabes o internacionales de promover la estabilidad o incluso un acuerdo final israelí-palestino. Desde la perspectiva de los palestinos, la única solución posible es que la comunidad internacional imponga la totalidad de sus demandas a Israel.

Además, el comportamiento de los palestinos a lo largo de los años nos enseña que la estabilidad o el desarrollo económico no están en su lista de prioridades y que una situación de volatilidad y angustia constante sirve mejor a sus objetivos nacionales y políticos.

La administración estadounidense está llena de buenas intenciones, pero también comprende que el conflicto israelí-palestino no tiene que ver con bienes raíces (territorios) y no se puede resolver con una pila de dólares, incluso con un valor de $ 50 mil millones.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.