3001 noches árabes: El príncipe heredero saudita pretende transformar el reino – Por Clifford D. May (Israel Hayom)

La última vez que visité Arabia Saudita fue en febrero de 2017. Se estaban produciendo cambios. “Pequeños pasos”, como me dijo una joven saudita inteligente, y agregó: “Al menos hay un reconocimiento de que necesitamos evolucionar”.

Cuatro meses después, el rey saudí Salman bin Abdulaziz Al-Saud nombró príncipe heredero a su hijo favorito, Mohammed bin Salman. El monarca, que ahora tiene 86 años, pronto convirtió a MBS, como se le conoce, en gobernante de facto. Desde entonces, los pequeños pasos se han convertido en pasos agigantados.

Lo más visible: en 2018, se levantó la prohibición de que las mujeres saudíes condujeran automóviles. Hoy en día, es común ver mujeres al volante, atrapadas en el tráfico de Riad junto a hombres pero, al igual que los hombres, de camino al trabajo.

En The Boulevard, un centro comercial al aire libre de Riyadh, que cuenta con elegantes restaurantes, tiendas de alta gama, gimnasios, hoteles, fuentes y esculturas, las mujeres con y sin velo coexisten pacíficamente y se mezclan libremente con miembros del sexo opuesto. No existe una “policía moral” como la que existe en Irán. “Cubrir o no ahora es una cuestión de libre elección”, me dijo una mujer saudita.

Muchos de los asesores de los ministerios gubernamentales que visito son mujeres: inteligentes, educadas y seguras de sí mismas. Lo más significativo desde la perspectiva de la seguridad nacional estadounidense: Arabia Saudita ahora se opone al terrorismo, el yihadismo y otras manifestaciones de “extremismo violento”. Hace años, por supuesto, este no era el caso. Tras la Revolución Islámica de 1979 en Irán y el asedio de La Meca ese mismo año por parte de los llamados ultrawahabíes, la política saudí tenía como objetivo demostrar el compromiso de destruir el Occidente judeocristiano.

La Liga Musulmana Mundial (MWL), respaldada por la familia real, financió madrazas en Pakistán que entrenaban a niños para el “martirio”. Se asignaron imanes radicales a mezquitas de todo el mundo. La política saudí cambió tras el ataque de Al Qaeda a Estados Unidos hace 21 años este mes, y sus ataques directamente contra el reino en 2003 y 2004. Como me dijo un prominente saudí con franqueza (aunque en privado): “Creamos un monstruo de Frankenstein. Iba tras de ti… y luego nos persiguió”.

Hoy, el MWL promueve una lectura tolerante del Islam y la oposición al “Islam político” de cualquier tipo. Hace dos años, su secretario general, Muhammad Al-Issa, encabezó una delegación de destacados eruditos y clérigos musulmanes de 28 países a Auschwitz. Arabia Saudita no se ha unido a los Acuerdos de Abraham, el histórico acuerdo de paz entre Israel y una lista creciente de sus vecinos árabes. Pero ningún líder árabe habría firmado sin la aprobación tácita de MBS.

Los saudíes son muy conscientes de que los gobernantes de Irán representan una amenaza existencial tanto para los israelíes como para los saudíes, que Israel tiene el ejército más fuerte de la región y no está dispuesto a “dar un giro”, como temen que lo haga Estados Unidos. “Al igual que nosotros, los israelíes no tienen adónde ir”, señaló un funcionario saudita. Establecer relaciones diplomáticas formales con Israel (las relaciones informales ya florecen) requerirá que varios patos se alineen. Por un lado, quienquiera que esté en la Casa Blanca en ese momento se beneficiará. Ese es un regalo que MBS no estará dispuesto a darle al presidente Biden a menos que mejoren las relaciones entre los dos.

Por otro lado, a MBS le gustaría ver avances hacia un acuerdo palestino-israelí. Dicho esto, los funcionarios sauditas con los que hablé entienden que Hamás, una rama de la Hermandad Musulmana, nunca hará las paces con Israel. Tampoco lo harán los apoderados iraníes de Hezbollah y la Yihad Islámica. En cuanto al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, de 87 años, incluso si quisiera llegar a un acuerdo, es demasiado débil para hacerlo.

El marco para la transformación económica y social que MBS intenta realizar se denomina Visión 2030. MBS está decidido a que Arabia Saudita se vuelva económicamente diversa y dinámica, en lugar de depender de los combustibles fósiles a perpetuidad. Quiere atraer inversores, empresarios, turistas, científicos y académicos.

Lograr ese objetivo era poco probable mientras las mujeres estuvieran excluidas de una participación significativa en la sociedad saudita. Lograr ese objetivo seguirá siendo poco probable si, cada vez que los extranjeros escuchan “Allahu al Akbar”, se tensan para una explosión.

La joya de la corona de las ambiciones de desarrollo sauditas es Neom, una ciudad futurista en la isla de Sindalah en el Mar Rojo, cuya inauguración está prevista para el próximo año. Las representaciones muestran a hombres y mujeres en trajes de baño. Según los informes, se permitirá el vino y los cócteles.

Vale la pena destacar una característica adicional en la visión de MBS. Ruhollah Khomeini, líder de la Revolución Islámica de Irán, dijo que “el patriotismo es paganismo”. En otras palabras, es pecaminoso que los musulmanes amen a su país. Deben estar dispuestos a sacrificar sus países de origen por el poder y la gloria del Islam, según la interpretación de él.

MBS, por el contrario, fomenta el amor y la dedicación a Arabia Saudita. Según las encuestas y otros datos, parece que los jóvenes en particular (dos tercios de los saudíes tienen menos de 35 años) no solo son receptivos sino entusiastas. Ven la construcción de la nación en casa como un gran proyecto que vale la pena. No ven ningún conflicto con la fe.

Lograr todo esto dentro del plazo establecido por MBS será un desafío. Hay menos de 3001 noches árabes entre ahora y 2030. He dejado el tema más espinoso para el final. MBS es un reformador, no un democratizador. El asesinato de Jamal Khashoggi fue, parafraseando a un diplomático francés del siglo XVIII, peor que un crimen, fue un error garrafal. ¿Alguien cree que el disidente saudita fue más influyente como colaborador del Washington Post que como mártir?

MBS tiene 37 años. Tiene la intención, cuando tenga la edad de su padre ahora, de reinar sobre una nación poderosa, influyente y moderna. ¿Ha aprendido que tal estado final no se producirá si se le considera perteneciente al mismo club que Vladimir Putin, Xi Jinping y Ali Khamenei? No hará falta medio siglo de mil y una noches para averiguarlo.

Clifford D. May es presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias y columnista de The Washington Times.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.