La Economía de Gaza (2018) – Por Alon Rieger and Eran Yashiv (INSS)

Existe un vínculo entre la situación económica de Gaza y los repetidos enfrentamientos armados entre Israel y Hamás, por lo que una solución sostenible al conflicto debe abordar esta dimensión económica. La solución, que debe ser facilitada por el apoyo internacional, debe estar en la cima de la agenda del gobierno israelí antes de que estalle una nueva guerra. Este artículo describe brevemente los indicadores claves de la economía de Gaza y posibles desarrollos futuros.

Principales Indicadores Económicos

La figura (1) compara el PIB per cápita en Gaza y en Cisjordania (West Bank) desde la retirada israelí de la Franja de Gaza en 2005. En términos reales, mientras que el PIB per cápita en Cisjordania aumentó en este período, el PIB per cápita en Gaza fluctuó: disminuyó sustancialmente después de la desconexión hasta la campaña militar de 2008-2009 (Operación Plomo Fundido); luego aumentó de 2009 a 2014 (con la Operación Margen Protector), con un aumento que puede atribuirse a la “economía de túnel” (tráfico) en Gaza. Desde el conflicto de 2014, el PIB per cápita de la Franja se desplomó nuevamente a alrededor de $ 1,000 dólares a precios de 2004. A los precios actuales, el PIB per cápita en Gaza y Cisjordania en 2015 era de $ 1,700 y $ 3,700, respectivamente; Con estas cifras, la economía de Gaza se ubicó en el puesto 174 y la economía de Cisjordania en el puesto 150 entre 223 economías en todo el mundo. En 2005, el PBI per cápita en Cisjordania era un 10 por ciento más alto que el PBI per cápita en Gaza; para el 2015 era un 128 por ciento más alto. El salario promedio por hora en Gaza y en Cisjordania es de 62 shekel y 94 shekel, respectivamente.

Figura_1

Un informe del Banco Mundial de 2015 atribuyó las brechas crecientes entre las dos economías palestinas a los conflictos entre Israel y Hamás, incluido el bloqueo, y declaró que si no hubiera habido hostilidades repetidas y el cierre de Gaza, el crecimiento del PIB de Gaza probablemente habría sido igual o mayor que la de Cisjordania (2).

Estas diferencias tienen importantes repercusiones en cualquier intento de facilitar una economía unificada en Palestina.

El desempleo en Gaza ha sufrido cambios drásticos. Después de la retirada israelí en 2005 hubo un aumento en el desempleo, seguido de un corto período de declive hasta 2007, cuando Hamás comenzó a gobernar. Los primeros dos años del régimen de Hamás condujeron a un aumento de 10 puntos porcentuales en el desempleo, seguido por un declive general hasta 2014. La guerra de Gaza de 2014 llevó a un segundo aumento en la tasa de desempleo al 44 por ciento en 2014, cayendo ligeramente a 41% en 2015. Una tasa de desempleo del 40 por ciento es más alta que la tasa de desempleo de casi todos los demás países del mundo. Tres razones explican esta alta tasa de desempleo: (a) la caída del comercio exterior después de 2005 y la imposición de restricciones a las exportaciones de Gaza; (b) el daño severo al capital y a la infraestructura en las guerras entre Gaza e Israel; y (c) el alto nivel de crecimiento de la población en Gaza, lo que resulta en una alta tasa de crecimiento de la fuerza laboral, pero no un aumento concurrente en la exportación de servicios laborales. A principios de la década del 2000, el 15 por ciento de los trabajadores de Gaza estaban empleados en Israel. Desde la retirada israelí de Gaza, ningún trabajador de Gaza ha sido empleado en Israel. Como punto de comparación, la tasa de desempleo en Cisjordania siguió un camino menos volátil, y en el mismo período varió entre el 17-21 por ciento. Este indicador refuerza aún más la noción de una seria brecha entre estas dos economías. La Figura 2 proporciona una comparación de la tasa de desempleo en Gaza y en Cisjordania desde la retirada israelí de Gaza.

Figura_2

Gaza también sufre de un gran problema de alta densidad de población. Tiene 1.88 millones de habitantes, con una densidad de 5,100 personas por kilómetro cuadrado, colocando a la Franja en el quinto lugar en el mundo en este apartado.

Otros indicadores que ayudan a evaluar la situación económica en Gaza incluyen la pobreza y la seguridad alimentaria. En 2014, la tasa de pobreza en Gaza fue del 39 por ciento, en comparación con el 16 por ciento en Cisjordania, lo que se traduce en un 25 por ciento en los territorios palestinos como un todo. En 2011, la tasa de “pobreza profunda” en Gaza fue del 21 por ciento, en comparación con el 8 por ciento en Cisjordania, que es del 13 por ciento en los territorios palestinos (5).

La línea de pobreza relativa y la línea de pobreza profunda se calcularon utilizando datos de consumo. En 2011, los gastos de consumo anual para el hogar promedio de 2 adultos y 3 niños fueron 2,293 NIS y 1,832 NIS en Cisjordania y Gaza, respectivamente (6). En 2013, la tasa de inseguridad alimentaria en Gaza, Cisjordania y los territorios palestinos fue de 57, 19 y 33 por ciento, respectivamente (7).

Como reflejo de la magnitud de la pobreza, la mayor parte del gasto en efectivo se gastó en alimentos; era el 35 por ciento del gasto total en los territorios, con el 33 por ciento en Cisjordania y el 40 por ciento en Gaza (8).

Escenarios futuros

La situación económica en Gaza se ha deteriorado sustancialmente en la última década como resultado de las sanciones impuestas por Israel y Egipto. Además, desde 2014 ha habido una disminución en el apoyo financiero para Gaza desde Irán y Siria. Como resultado de tales tensiones, Hamás ha enfrentado dificultades para pagar a los empleados del sector público. Esta es la razón por la cual las negociaciones de alto el fuego con Israel y las conversaciones de reconciliación con el régimen de Fatah en Cisjordania abordaron la posibilidad de aliviar el bloqueo y permitir que la economía de Gaza se abra al comercio exterior. La red de túneles del Sinaí fue la reacción natural al aislamiento económico.

Según un informe del Banco Mundial de 2015 (9), el “statu quo” en Gaza es insostenible y podría tener consecuencias socioeconómicas incalculables y en última instancia humanas… La combinación del conflicto armado y político y el bloqueo impuesto por Israel en 2007 han tenido un costo enorme sobre la economía de Gaza. El actual statu quo es probable que conduzca a otra confrontación violenta entre Israel y Hamás, prolongando así el ciclo de un conflicto que ha definido la última década.

Aunque Gaza se ha encontrado con una serie de reveses, todavía tiene potencial económico. Las oportunidades económicas de Gaza incluyen desarrollar el turismo a lo largo de su costa, desarrollar un sector de servicios, restablecer las exportaciones agrícolas e incluso establecer una industria de alta tecnología, como lo han hecho los ciudadanos árabes de Israel en el norte de Israel. El capital humano de Gaza tiene un potencial económico, ya que el analfabetismo es casi inexistente y la educación superior está muy extendida debido a las cinco universidades de Gaza.

El gas natural, descubierto en el mar cerca de las costas de Gaza en 2000, se estima en 32 millones de metros cúbicos, un suministro que podría durar 20 años. Este proyecto otorgaría beneficios económicos y ecológicos, y generaría un ingreso estimado de $ 2.4 mil millones en regalías e impuestos (10).

Además, podría generar ahorros de 550 millones de dólares porque Gaza ya no tendría que importar servicios de electricidad de Israel. Al usar gas natural en lugar de diesel, los costos de producción de la central eléctrica de Gaza disminuirían (11). Los planes actuales para el campo marino de Gaza son construir pozos en el lecho marino, colocar tuberías en una unidad de recolección y una tubería submarina desde la unidad de recolección a la orilla. Tomará tres años desde la decisión de continuar con la explotación hasta que el gas fluya a tierra.

La inversión de capital requerida sería de $ 1 mil millones (12). La Autoridad Palestina culpó a Israel por inhibir el lanzamiento del proyecto, pero en octubre de 2013, un funcionario israelí no identificado dijo que el gobierno israelí era “muy partidario” del proyecto (13).

En el corto y mediano plazo, se podrían realizar inversiones para desarrollar infraestructura física y servicios públicos. Tal inversión también conduciría a un aumento en el empleo, impulsaría una economía estable de Gaza y evitaría otro conflicto entre Israel y Hamás.

Para ver un crecimiento sustancial en la economía de Gaza, debe haber un cambio sustancial, y no simplemente una facilidad del bloqueo o la apertura parcial de los cruces. Los pequeños gestos no lograrán los objetivos deseados y, a la larga, provocarán un mayor deterioro. La magnitud de los problemas es tal que se necesitan grandes inversiones. Pequeños pasos pueden crear la ilusión de progreso, pero no alcanzan los gastos mínimos necesarios.

El cambio no debe ser implementado por Israel o Hamás, sino por gobiernos extranjeros y organizaciones internacionales. La participación de agencias internacionales, preferiblemente profesionales más que políticas, es necesaria para proporcionar las condiciones para un cambio económico real.

Confiar en los agentes y cuerpos locales, con todas las complicaciones políticas, es probable que conduzca a un fracaso continuo. Por lo tanto, es necesario hacer uso de las organizaciones profesionales y delinear explícitamente los pasos necesarios y los objetivos requeridos. Los siguientes problemas son particularmente importantes:

Reconstrucción y construcción de infraestructura. Después de la destrucción engendrada por el conflicto de 2014, la reconstrucción de la infraestructura debe ser la principal prioridad. Se debe formar un grupo de trabajo económico bajo los auspicios de una organización internacional, como un nuevo banco de desarrollo, y establecer las prioridades del proyecto en un cronograma definido. Se podría esperar que Gaza alcance un estado razonable en cuatro años, y uno muy mejorado en ocho años. Los reclutados para reconstruir la infraestructura serían trabajadores locales desempleados. Es crucial que este mecanismo esté bajo control internacional, use expertos extranjeros y sea transparente con respecto a su trabajo. Dar a conocer sus acciones podría conducir al cambio deseado en la percepción pública, que es necesario para el desarrollo económico de Gaza.

Además del costo de la reconstrucción de la vivienda, se requieren inversiones de $ 1 mil millones anuales durante cuatro años (32 por ciento del PIB de 2015 cada año) y $ 600 millones anuales de inversión para los siguientes 3-4 años para la reconstrucción de la capital.

Una posibilidad es invertir en la reconstrucción de casas y edificios comerciales que fueron destruidos en los conflictos, de modo que se logre un stock de viviendas sustancialmente mayor en relación con los niveles anteriores al conflicto. Tal paso podría tener grandes efectos en el apoyo público para el programa de desarrollo económico.

Fondos. La financiación del programa provendría de gobiernos árabes y gobiernos occidentales. Es crucial que varios gobiernos participen en la financiación del programa para diversificar los riesgos. El financiamiento inicial podría ser administrado y monitoreado por un fondo de emergencia del Banco Mundial. A mediano y largo plazo, es preferible establecer un nuevo banco que se designaría específicamente para el desarrollo de Gaza. Compromisos similares tuvieron lugar en la década de 1990 en Europa del Este, tras el colapso de la Unión Soviética.

Supervisión de importación de insumos de producción. Una preocupación central en la formulación de la política de Israel hacia Gaza es el temor de que los insumos de producción se utilicen con fines militares. Este temor se ha materializado en el uso de materiales de construcción para la creación de docenas de “túneles del terror”. Sin embargo, esto ocurrió bajo el bloqueo israelí. Además, problemas similares de desviación de recursos se han resuelto en otros casos. Instituciones como el Banco Mundial a menudo descubrieron que la ayuda financiera termina en manos de gobernantes corruptos o pequeños grupos de interés en lugar de sus destinos originales. En consecuencia, esas instituciones desarrollaron mecanismos para la transferencia de fondos, por lo general en forma de transferencias directas a los receptores, y condicionaron las entregas adicionales para la consecución de los objetivos. Tales mecanismos podrían activarse en el caso de Gaza.

Seguridad. Los pasos anteriores no pueden implementarse si se producen confrontaciones violentas. Una fuerza militar o policial internacional que trabaje en colaboración con un grupo de trabajo económico podría ser útil en los primeros años.

Reintegración. Un punto obvio es la necesidad de que Cisjordania y Gaza se reintegren. Un reciente (2017) informe del grupo Aix señala que las economías combinadas ampliarían significativamente el mercado, lo que conduciría a una mejor división del trabajo, con las posibles ventajas de la especialización. El documento señala que “Históricamente”, Gaza tenía una base agrícola sólida y suministraba productos agrícolas a Cisjordania. Otros sectores, como los muebles, también se desarrollaron en Gaza. La diversificación del clima, con lo que se puede describir como “complementariedad estacional”, proporciona otra ventaja a la economía integrada y combinada” (14). Además, el hecho que Gaza tenga acceso a aguas internacionales podría tener importantes ventajas para la reunificación de las economías de Gaza y Cisjordania, si el bloqueo se debilitara significativamente. Sin embargo, también hay un inconveniente en una posible unión de las dos economías. Las disparidades económicas entre Gaza y Cisjordania podrían causar un gran estancamiento de la economía palestina en el corto plazo. Como la economía de Cisjordania misma es una economía muy pobre, absorber la economía de Gaza, que es más del doble que la pobreza, podría ser destructiva en el corto plazo. Para evitar ese impacto negativo, la reintegración debe seguir un plan de reconstrucción económica para la economía de Gaza, como el programa presentado anteriormente. Un programa para reconstruir el sector de la vivienda y el capital físico de Gaza, y más tarde, un intento de reintegrar las dos economías, podría tener perspectivas prometedoras a largo plazo. Además, y lo que es más importante, también puede ayudar a reducir la frecuencia de las confrontaciones violentas entre Israel y Hamás.

 

Citas

  1. “NationalAccounts Statistics, 1994-2015,” Palestinian Central Bureau of Statistics, Ramallah, 2017, http://www.pcbs.gov.ps/site/lang__en/741/default.aspx.
  2. “Economic Monitoring Report to the Ad Hoc Liaison Committee,” World Bank Group, Washington, D.C., 2015, p. 24, http://documents.worldbank.org/curated/en/563181468182960504/Economic-monitoring-report-to-the-ad-hoc-liaisoncommittee.
  3. “Labour Force Survey: Annual Report: 2015,” Palestinian Central Bureau of Statistics, Ramallah, 2016.
  4. “Economic Monitoring Report to the Ad Hoc Liaison Committee,” p. 5.
  5. “Poverty RatesAmong IndividualsAccording to Monthly Consumption in Palestine by Region, 2009-2011,” Palestinian Central Bureau of Statistics, Ramallah, 2011, http://www.pcbs.gov.ps/Portals/_Rainbow/Documents/Poverty_2009_2011_e.htm.
  6. “On the Eve of International Population Day,” press release by Palestinian Central Bureau of Statistics, Ramallah, July 11, 2014, http://www.pcbs.gov.ps/portals/_pcbs/PressRelease/Press_En_IntPopD2014E.pdf.
  7. “Food Insecurity in Palestine Remains High,” press release by Palestinian Central Bureau of Statistics, Food and Agriculture Organization, United Nations Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East (UNRWA), and World Food Programme, June 2, 2014, http://www.pcbs.gov.ps/site/512/default.aspx?tabID=512&lang=en&ItemID=1135&mid=3172&wversion=Staging.
  8. “On the Eve of International Population Day.”
  9. “Economic Monitoring Report to the Ad Hoc Liaison Committee,” p. 25.
  10. Simon Henderson, “Policy Brief: Natural Gas in the Palestinian Authority: The Potential of the Gaza Marine Offshore Field,” Mediterranean Policy Program, Eastern Mediterranean Energy Project, German Marshall Fund of the United States, Washington, March 2014, p. 4.
  11. Paul Rivlin, “Economics and the Gaza War,” Iqtisadi, August 31, 2014, http://dayan.org/content/iqtisadi-economics-and-gaza-war.
  12. Henderson, “Policy Brief: Natural Gas in the Palestinian Authority: The Potential of the Gaza Marine Offshore Field,” p. 4.
  13. Ibid., p. 2.

14 “Two Further Studies: Improving the Gazan Economy and Utilizing the Economic Potential of the Jordan Valley,” eds. Arie Arnon and Saeb Bamya, Marseille: Aix Group, 2017, p. 12.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.